TusTextos.com

Denodoro

Denodoro encontró que era más placentero escribir con los ojos cerrados. Denodoro era un genio. Le producía una insoportable congoja escuchar las notas graves de la difusa voz de su hermano en la sala, mientras él derrochaba adjetivos en la oscuridad. Denodoro explicó con su ceguera, que se pueded trasladar uno a cualquier punto del universo si se concentra lo suficiente en hacerlo. El 3 de abril de 1788 Denodoro se quejó con su madre de una transparencia en el estómago que le empezaba a aterrar. Fue reprochado por su madre, quien asumió que la disolución repentina de su abdómen se debía principalmente a sus ridiculas torturas literarias, pero no lo asoció con la recién descubierta teletransportación de su hijo, sino con su renuencia a comer mientras practicaba la desintegración. El 15 de abril del mismo año, Denodoro perdió la mitad izquierda de su torso mientras escribía y solo lo notó cuando intentó sin éxito asustar con su mano izquierda una mosca que le molestaba la cara mientras apuntaba. Permaneció tendido en su cama a causa del susto que le provocó no hallar más que una curva sanguinolienta de carne, como de corte tajado, donde ántes estaba su brazo. Comprendió finalmente la relación entre su hipótesis y el inexplicable accidente y razonó correctamente, que todo el resto de su cuerpo podía desvanecerse con la reflexión y la escritura aguda que practicaba. Desapareciendo, Denodoro se desvinculó para siempre de sus obligaciones como hijo, en el momento en que su madre entró al estudio y gritó con la visión de la mano de su hijo que permanecía garabatenado en el papel sin que el resto de Denodoro se viera por ninguna parte.
Abrahamsaucedocepeda27 de enero de 2009

Más de Abrahamsaucedocepeda