También Hacía Paraguas (fragmento)

A usted le arrastra su propia mundanidad un domingo por la tarde, cuando está aburrido de pretender que va a ser alguien. Anda como desconsolado por la urbe, porque mañana van a maniatarle en el trabajo y le van a acercar los dientes despacito al craneo, y le van a chupar la tercera parte de su indigno de ser recordado día. Avienta unos pasos como corderito tarado recién nacido, sin su madre que le empuje las nalgas con la naricita, para que camine. Se está usted desgranando, despellejando de vergüenza y aflicción, pues una cierta muñequita le puso el cuerno hace siglos y no la puede olvidar porque olía rico. O le puede mucho que a su edad, Napoleón ya se había embuchado Europa como cruasán y en cambio a usted, le crucifican por arrimársele de más a una empleadilla tarántula en el piso de arriba.

Desconsolado anda, digo, pero iluminado porque acaba de romper su propio record de vueltas corriendo al parque, y ahora solo le queda ir con su único amigo a preguntarle que ha hecho él de su vida para sentirse más libre (usted, por su puesto, se siente más libre preguntándole). Recuerda usted, corderito malnacido, que no tiene madre y que puede ir a perderse donde guste, solito. La comezón le pica, de que nunca ha caminado por la calle contigua y se desvía, a ver que encuentra, a ver que admira, porque es domingo por la tarde y se siente usted glorioso y abochornado. No halla nada que le motive, es cualquier calle, pero justo a la mitad, entre esquina y esquina, le molesta una tienda descolorida con un letrero que dice: “Hago paraguas, pase usted”. Esta es mi casa, que me guarda y que a veces parece que grita. Yo miento que el grito proviene de la maquina con que saco filos, pero proviene de los niños llorones cuando más se asustan, justo ántes de que los mate.

Entra usted y ve primero los paraguas, tan artísticos, tan tiernos que casi no resiste llevarse uno. Yo los confecciono de madera, tela gruesa y varillas, pintados de arte renacentista o gótico o lo que usted prefiera. Los picassos se venden mucho por graciosos y duran bastante y viera usted como se ven calientes las señoritas de avignon cuando llueve y se mojan. El suelo cruje porque debajo entierro residuos, que si no, apestan la casa y la calle y es mejor pasar desapercibido con mi oficio, que no el de paragüero, sino el de asesino. Trapea bobaliconamente mi tienda con su vista de paseante confundido y si pasara mas allá encontraría la sala del viejo humilde, obrero pobre que soy, la cocina. Abajo en el sótano, está el monumento.

Usted no entendería bien cuando lo viera. Usted acaso entiende de poesía mundana, libros de señores muertos, música sin musa, pero esto no lo entendería. En el minúsculo instante de tiempo que a su cerebro de rata le toma decidir que es propicio vomitar, lo vería por completo. Le golpearía el entendimiento mi colección de veinticuatro niños pequeñines clavados a la pared con fervoroso culto a la simetría, y con un mazo y clavos muy gruesos.

Mire allá, que una legión de extraviadas divinidades se sienta a contemplar mi obra y se hincha de emoción, porque ha llegado a casa. En este abismo numerológico, en esta ansiedad arquitectónica, le digo, en este atrio de la decadencia, cada triste artificio antropomórfico que no debió haber sido, hace culto y peca y toma el vino y llora y baila y se anima y reafirma la vida y muere y quiere ver a la humanidad convertirse en una columna de oro y corrupción infinita. Cada mañana, póngame atención, Dios viene a rezarle a estos niños, a pedir perdón por la bromita esta del universo, que se le salió de las manos un día, y se quiere morir pero la penitencia no le alcanza, porque usted sigue comprando las maquinas que le recomiendan en el canal de los ejercicios, porque se ahorra usted un dineral cortándose el cabello a sí mismo y se aprendió de memoria unos versos de shakespeare y entiende la palabra “antonomasia”.

Estas creaturitas, embadurnadas como las tengo de cremas para no agusanarse, escuche, son los verdaderos mesías cagones que vienen a redimir al mundo de su sinsabor infernal. No despoje al tristísimo todo existir, del ruido que algunos héroes poetas procuramos trabajosamente conferirle, no robe a la corrosiva vida del regalo que es mi manía con sus objeciones teológicas, puritanistas compradas a la literatura que manoseó en la antesala de un restaurante medio fino. En cambio, atienda con su poca inteligencia a la relectura que puedo ofrecerle de este monumento.
Publicado por Abrahamsaucedocepeda el 29 de junio de 2009.

Mas de Abrahamsaucedocepeda

Etiquetas:

paraguas cuento

4 Comentarios

  • Mejorana

    Cada mañana, póngame atención, Dios viene a rezarle a estos niños, a pedir perdón por la bromita esta del universo, que se le salió de las manos un día, y se quiere morir pero la penitencia no le alcanza, porque usted sigue comprando las maquinas que le recomiendan en el canal de los ejercicios, porque se ahorra usted un dineral cortándose el cabello a sí mismo y se aprendió de memoria unos versos de shakespeare y entiende la palabra “antonomasia”.

    Te abrazo y lloro junto a tí.
    Hagamos nuestros versos y tapémosnos los ojos.
    *
    *
    ejem ejem
    Pero: ¿Me querrás si soy gorda y bajita?
    Es para ahorrarme el tener que comprar la maquinita de los ejercicios.
    No tenemos arreglo.
    *
    Decididamente eres un genio.
    Al menos para mi.

    30/06/09 06:06

  • Mejorana

    Cada mañana, póngame atención, Dios viene a rezarle a estos niños, a pedir perdón por la bromita esta del universo, que se le salió de las manos un día, y se quiere morir pero la penitencia no le alcanza, porque usted sigue comprando las maquinas que le recomiendan en el canal de los ejercicios, porque se ahorra usted un dineral cortándose el cabello a sí mismo y se aprendió de memoria unos versos de shakespeare y entiende la palabra “antonomasia”.

    Te abrazo y lloro junto a tí.
    Hagamos nuestros versos y tapémosnos los ojos.
    *
    *
    ejem ejem
    Pero: ¿Me querrás si soy gorda y bajita?
    Es para ahorrarme el tener que comprar la maquinita de los ejercicios.
    No tenemos arreglo.
    *
    Decididamente eres un genio.
    Al menos para mi.

    30/06/09 06:06

  • Mejorana

    Esto de Internet se ve que se ha ido de veraneo por lo mal que funciona.
    Bueno no es que funcione tan mal.
    Es que antes lo hacía muy bien.
    ¿Qué ha pasado?

    30/06/09 06:06

  • Mejorana

    Esto de Internet se ve que se ha ido de veraneo por lo mal que funciona.
    Bueno no es que funcione tan mal.
    Es que antes lo hacía muy bien.
    ¿Qué ha pasado?

    30/06/09 06:06

Para comentar debes registrarte »
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión »