TusTextos

Beso de Muerte



Me brindó un beso lleno de compasión cuando nuestras almas rugían por la oportunidad de un nuevo comienzo después de que el amor quemase todo lo que éramos antes de entregarnos el uno en los brazos del otro…, y me dijo que no virara el volante hasta quedar a unos cuantos metros de la pared que nos acogería en su seno duro y gris, que no frenase hasta que todo lo que pudiera pensar fuera en el dolor de la nada y en la opacidad de sus ojos al contemplarla dentro de un capullo de hielo en el que su piel escarchada no conservara más ningún color.

Más allá de los cristales los rostros se difuminaban entre pequeñas lucecillas ámbar que parecían cada vez más distantes, menos vívidas, más fantasmales en la plenitud de la noche que enardecía los clamores del hastió, trémulo; lapidario a la vez, en el que confináramos nuestros cuerpos desnudos y febriles ante la excitación que provocaba el desenlace de la cuenta regresiva que habíamos comenzado mucho antes de jurarnos una vida juntos; cuando las únicas palabras que mis labios moribundos podían articular eran su nombre y lo que ella provocaba en mi ser, todo aquel color que florecía entre mis lúgubres cárpatos por el riego de sus tiernas cobas y sonrisas.

Me dedicó una caricia fría, un beso sepulcral a manera de epítome de nuestra historia ya consumada y abrasada por la frivolidad y el murmullo del mundo, entonces en un leve parpadeo el coche derrapó y todo se nubló.

Abyssos02 de diciembre de 2012

2 Comentarios

  • Mejorana

    Morir en un beso es la muerte más dulce que nos puede ocurrir, Abisos.
    Ha sido un gran sueño.

    05/12/12 10:12

  • Taber

    Ufff... me ha estremecido, como siempre tus textos calando hasta lo más profundo.

    Un abrazo!!!

    29/12/12 08:12

Más de Abyssos