TusTextos

Soledad

Al final se trata todo de compañía, de no amanecer solos ante el fulgor de la soledad inmensa que lo inunda todo hasta los confines del infinito. La soledad es buena cuando tienes a alguien para compartirla, se dice, y el ser humano en su ínfima existencia, en su soledad, se ha cobijado por compañías tanto imaginarias como efímeras, pero reales, físicas; una mano tibia, un abrazo acogedor bajo la lluvia, un beso en la mejilla, una mirada de apoyo, una palabra. No hay duda, el peor demonio de una persona es la soledad, el vacío, el caos silencioso que vuelve loco a cualquiera.

Permanece detenido el reloj, se escucha el avance de sus manecillas, pero el tiempo no avanza, y las sombras a mi alrededor se irguen solemnes como para un nuevo funeral. Una fosa común en medio de los segundos en el que muchas almas, muchas mentes se encuentran enterradas, desfasadas del resto de espíritus que sí transcurren conforme a los segundos, los minutos y las horas en conjunto.

Y la soledad pesa más que mil toneladas sobre el pecho, y un agujero negro comienza a menguar cada halo de luz, cada promesa, cada detalle que otrora iluminara sutilmente la existencia del sueño vívido que todos estamos soñando, la mentira dentro de la cual yacemos bajo el yugo de manos invisibles que nos ponen a merced de nuestras principales pesadillas. Somos la presa, el peón dentro de un ajedrezado de oportunidades nulas y conflictos ineludibles que socavan nuestra existencia.

Escucho el avance de la manecillas del reloj pero el tiempo no avanza, va disipándose el velo tras el cual se ocultaba la terrible verdad; la soledad, el caos silencioso que me está volviendo loco.
Abyssos21 de septiembre de 2019

1 Recomendaciones

1 Comentarios

  • Diegozami

    Escribes de una manera que soberbia, y desde un lugar donde abundan los sentimientos.

    Un saludo muy cordial.

    22/09/19 07:09

Más de Abyssos