TusTextos.com

Belleza En Bruto

Tu mirada era cada vez mas indescifrable para mis sentidos, se posaba implacable en mis errores, y como un azote a la melancolía, cada grito era más fuerte cuando la memoria estaba nítida. Prometiendo rosas y escupiendo espinas, nos bañábamos en mentiras, nos secábamos con felicidad bien fingida. Más preocupados de lo que pareciera que de lo que pudiera ser. No hubo malos ni buenos, solamente dos monstruos alimentados con la ira y la impotencia de querer amar y no poder hacerlo sin dañarse el uno al otro. Abrazos etéreos, bofetadas oportunas, besos dados casi con odio, con pasión, carentes de sentimiento. Cómo iba a funcionar si cada calada que dabas a mi autoestima derivaba en quemadura sobre nuestros labios.
Y fatigado busco letras que no lleven tu firma, que no sean engendradas desde el rencor, que no maduren en la lejanía de tu silueta… pero como una sombra incansable, la inquietud regresa sobre mi conciencia… la impaciencia devora mis intentos de imitar tu sonrisa en otros labios. Puede que seas la primera y última poesía perfecta que supe escribir, ahora no encuentro la fórmula para describir la belleza sin recurrir a tus ojos, el dolor sin repetir tus punzantes palabras, ni el amor sin poner tu nombre delante. Como una cicatriz, no dueles pero permaneces en mi piel y en cada viaje al espejo la complejidad de encontrar algo tan simple salta a la vista.
Y si fue algo realmente valioso, y si realmente se necesita tiempo para pulir una joya. Qué fácil es besar y qué complicado se antoja hacerlo con las pulsaciones y no con los labios.
Cuando un sentimiento echa raíces en tu sangre, qué difícil resulta desprenderse de su olor.
Adrielegance20 de octubre de 2013
Archivado en:
amor recuerdo belleza dolor

Más de Adrielegance