Ruleta Rusa

Mil veces he visto a los gatos hacer bailes mortales en los tejados de Madrid. Balanceándose sobre rascacielos y noches de filo estrecho, hacer coreografías imposibles, siempre a un paso del abismo. Conscientes de que el silencio queda a siete caídas de distancia. Siete errores y dejarán de ser una etérea belleza para convertirse en un golpe certero de realidad. Y por eso danzan sin miedo a pisarse, sin temor a resbalar, mirando la ciudad con desdén. Siempre a siete pisos del sótano de la existencia.
Mil noches he dejado que el alcohol avivara las verdades que mueren entre el paladar y la superficie de los labios, mil veces las he dado vida, las he dejado salir, clavarse punzantes en tu pecho. Porque las verdades acarician o golpean contra el suelo; como el orgullo y la razón batiéndose en un duelo en el que siempre sangran los sentimientos. Y otras mil veces han escapado las palabras de mí, por no tener papel donde anotarlas o valor para arrojarlas, en mil ocasiones me he quedado sin tinta para susurrarte más palabras al oído.
Mil noches he notado el peso de los sueños en mi almohada, por no poder digerirlos, por ser demasiado irreales para esta certeza gris y áspera que es la vida.
Mil noches jugando al revés a la ruleta rusa: cinco balas acechando y una sola bocanada de aire para estos pensamientos que quisieran ser como uno de esos gatos; a siete caídas, apretando el gatillo sin miedo al error, con más oportunidades en la recámara. Para seguir jugando. Para seguir respirando.

29 / mayo / 2017

Etiquetas:

Lo recomiendan

Mas de Adrielegance