TusTextos

Querido Abuelo

Tú, que me enseñaste los valores de los que ahora presumo. Tú, que me enseñaste a sonreir aún sin tener razones. A levantarme cuando me caigo, a ser humilde, a respetar, a confiar en mi mismo. Tú, que me apoyaste en todos y cada uno de mis sueños. Tú, la persona que me lo ha dado todo, ya no estás... Recuerdo con detalle tus últimos días. "Últimos días", me duele hasta escribirlo. Recuerdo cómo sonreías, cómo si nada pasase. Ójala yo fuese la mitad de fuerte y valiente que tú.

Recuerdo estar contigo en la habitación del hospital, esperando para tu segunda operación, hablando de la vida, riendo cómo si de un día más se tratase. Vinieron a buscarte, había llegado la hora de la operación y me negaba a despedirme de ti. Con una sonrisa te dije: "Yo no me despido, en un ratillo nos vemos." Echaste una leve sonrisa y te puse una mirada de "todo irá bien". Mi intuición no me fallaba, en unas horas estabas de nuevo en la habitación, aún medio dormido y es entonces cuando la presión de mi pecho por fin desapareció.

Había esperanzas, podías ganas la batalla a ese maldito cáncer. Llegó la Navidad y con ella, la alegría y la fiesta, la familia unida como cada año y... comida... Mucha comida... Pero yo sabía que algo no iba bien y entonces... Te vi, derrotado, hundido, llorando desconsoladamente a escondidas con un papel en la mano. Supe lo que pasaba sin necesidad de leerlo, el cáncer había vuelto y esta vez con más fuerza. Te abracé, ¿qué otra cosa podía hacer?

Contuve mis lágrimas y de nuevo te dije que todo iría bien, pero las miradas no engañan y la mía transmitía miedo, mucho miedo... Miedo a perder a la persona más esencial de mi vida, perder a la pieza fundamental de mi ser. En el fondo, ambos sabíamos que había pocas esperanzas ya...

Te fuiste, aunque en mi corazón tengo un hueco guardado para ti, un hueco que no ocupa nadie más. ¿Recuerdas cuándo me dijiste que el dolor es pasajero y que todo en la vida se supera? Ójala tuvieses razón, pero yo creo que no se supera nunca, aprendemos a vivir con ello porque la vida continúa y no nos va a esperar. Eras el pilar fundamental de nuestra familia, el que consegía que estuviéramos unidos, pero ya no queda nada de eso, sin tí nada es lo mismo. Siento que no hayamos podido cumplir la promesa, pero entiende que todos sentimos demasiado dolor y juntarnos sólo aumenta el deseo de que estés con nosotros. No te imaginas cuánto ha cambiado mi vida abuelo, ójala pudieses ver todo lo que he conseguido, cómo he mejorado mi carácter y mi forma de ser, lo que he logrado. Saabes que siempre he sido fiel a mis valores e ideas y eso te encantaba. Gracias a eso soy la persona que quiero ser. Ójala pudieses escucharme, me gustaría contarte todo y que me aconsejases y regañases por todo lo que he hecho mal, pero que al final me abraces y me digas: "lo más importante es que aprendas algo de cada error que cometes". Ójala estuvieses aquí, porque sé que estarías orgulloso de ver la persona en la que me he convertido gracias a ti.
Adrigomez22 de diciembre de 2019

1 Recomendaciones

2 Comentarios

  • Clopezn

    Texto intimista que te sobrecoge por su tristeza que vas anticipando. Sin embargo el final te trae una sonrisa a la boca. Un saludo cordial.

    10/01/20 12:01

  • Heraolympya

    https://vimeo.com/189894172

    14/01/20 08:01

Más de Adrigomez