TusTextos.com

Introvertido

Los días van de lunes a domingo y de domingo a lunes y yo me siento en una constante burbuja en la cual no sé cuándo me instalé. Lo curioso es que, me ha traído mucha comodidad pese a que a veces tengo que lidiar con algunos comentarios tales como: ¿por qué siempre estás triste?, ¡qué flojera ser como tú!, ¡si yo estuviera en tu lugar aprovecharía mi juventud! y otros más que simplemente no quiero repetir. No entiendo qué he hecho mal. Por ejemplo: cuando voy a una fiesta, siento una gran necesidad de volver a mi habitación. Cuando me encuentro en una multitud, necesito más del aire requerido en un respiro para poder sentirme de vuelta en el mundo. Me cuesta trabajo responder a mis amigos o familiares los mensajes. No es nada personal, simplemente hay ocasiones en las que no me siento preparado para hablar, no tengo energía, me siento abrumado. Así como si hubiese corrido un maratón de 50 kilómetros y tuviera que descansar durante toda una semana, y es que mis pensamientos se arremolinan en mi cabeza y todas esas imágenes en ella me desgastan. Me siento como un hombre mayor atrapado en el cuerpo de un jovencito. A este hombre mayor le aterra pararse en público, y cada vez que hay trabajos en equipos en sus clases de universidad, siempre elige el papel en el cual solo. Sin embargo, no es su intención el querer siempre tomar la parte donde sólo se escribe, porque sabes que sabes, pero la idea de decirlo es abrumante, la idea de sentir las miradas en ti y que llamas la atención te causa un tipo de espasmo, que la verdad no podrías describir.
También se me ha acusado de distraído y, la verdad, no lo voy a negar. Cada vez que me siento en el pupitre y miro a mis compañeros, cada día en el asiento del copiloto mientras mi mamá me cuenta algo de su trabajo, cuando con mis amigos parecemos tener el mejor día de nuestras vidas o, simplemente, cuando camino por las aceras y calles de la ciudad. Tengo que confesar que he tenido que ser más precavida ya que una vez casi me atropellan, pero el sonido del claxon de un auto me devolvió a la tierra.
Todas estas cosas que te estoy contando parecen solamente aspectos negativos, y a veces nos lo vamos a creer como tal. Sin embargo, creo que he aprendido a encontrar cosas las cuales no me hacen sentir como me describen: una persona triste, a veces poco optimista, callada o nada interesante. He aprendido a escuchar y a observar mi entorno, he aprendido a pensar y repensar lo que voy a decir. Incluso ahora, que te estoy contando esto. Creo en las diferencias y también creo que el mundo sería muy trivial si el camino estuviese muy lleno con todos actuando de la misma manera, ¿no crees?
Agramont1308 de octubre de 2019

1 Comentarios

  • Oliviaferrer

    Soy exactamente así, así que te entiendo perfectamente, tanto si hablas de ti como si te lo has inventado.
    Buen texto.
    Un saludo!

    12/10/19 07:10

Más de Agramont13