TusTextos.com

Lluvia Torrencial

Yo era alguien antes de que la tierra sacudiera mis pies
y me tragaran los gusanos y algunos pajarracos.
Y es que esperé, en el mismo lugar por siglos,
una nube cargada de agua que se convirtiera en lluvia torrencial.
Aquellas que caen en abundancia y limpian la tierra del humano.
Yo quería ahogarme en agua y que esa misma entrara a mis pulmones
hasta estacionarse en mi estomago.
Quería llenar el vacío.
Quería dejar de pronunciar el más mínimo de los sonidos
mientras la densidad del agua mantuviera en mute lo que quedará de mí.
Ojalá hubiese sido así.

La sequía se mudó a este lugar lugar que una vez fue verde.
Todo lo que veo son grietas sobre la tierra.
Arena donde solía correr el agua.
Esos días cuando desembocaba al mar y los salmones cruzaban
en numerosas cantidades.
Cuando las mariposas migraban hasta aquí e invadían mis arboles favoritos.
Ahora todo está muerto.
El cielo lleno de bruma,
la hierva se volvió polvo.
Estos años de deshidratación tuvieron sus estragos.

Me hidrate con las lagrimas que se deslizaban por mis mejillas y algunas por mi nariz.
Y las pocas fuerzas que conservé la utilizaba para quejarme de la sequía.

Esta tierra muerta llegó a su límite.
Temblaba por todas partes.
Mis rodillas no aguantaron.
uno,
dos,
tres,
cuatro,
cinco huesos rotos mientras los otros seguían resquebrajándose lentamente
a medida que me retorcía en el suelo mi corazón cedió a los latidos
y la carne comenzó a apestar sin perder tiempo.
La putrefacción fue como trasladarme a todas las estaciones en un segundo
y los carroñeros pajarracos se prepararon para el festín,
los gusanos terminaron por acabar con las sobras.

Con mis huesos ya hechos polvo y fundidos con el de la hierva
sentía aún como si siguiera aquí.
En efecto, mi alma espera en la tumba de piedras
por el diluvio que nunca llegó.
Agramont1323 de septiembre de 2017

Lo recomiendan

Más de Agramont13