TusTextos.com

Rutina.

Siento la necesidad de escribir desde que la ansiedad se apodera de mi cuerpo, y me hace sentir un asfixiante sensación, por medio de respiros mientras que aprieto mis puños y mis nudillos se tornan blanquecinos... Mientras mis bocanadas de aire se convierten en sollozos y quejidos cuando no estoy dormido. Sí, ese soy yo.

Mi cabello luce atroz a causa de los baños matutinos sin fin...
con esa agua tan helada,
que nace de la necesidad de regresar a la vida cuando estoy adormilado.

Me mantengo firme mientras aprieto los nudillos
y mis ojos se encienden.
Acto seguido tragó saliva
y escucho a mi estomago producir ruidos desentonados.

Las rodillas me tambalean y las manos me sudan pues sigo con mis puños en tensión.
Respiró hondo, y realmente no sé a dónde tengo puesta la mirada.

La transpiración se hace presente y notó cómo mi frente se siente húmeda.
Mi flequillo comienza a mojarse,
mis huesos a doler,
mis mejillas a arder.

Los ojos encendidos se apagan cuando mis lagrimas se hacen camino por mis mejillas.
Contengo mis quejidos y mis respiros, y mis bostezos.
Mis quejidos no causan ruido,
mis respiros se entrecortan y
mis mejillas no son sólo caminos,
si no cascadas que arremeten contra el suelo,
y por un segundo creo escuchar su sonido
como cuando las olas golpean las rocas de la orilla.
Agramont13Publicado el 24 de octubre de 2016
Archivado en rutina cansancio tristeza infinito

Lo recomiendan

Más de Agramont13