Lo que un Día Fue Hoy Ya No Esta

No puedo creer que hayas contestado mi snap, el simple hecho de ver tu nombre en mi pantalla me puso los pelos de punta, no se lo que vaya a pasar, me da miedo volver a caer en tus brazos volver a besar tus labios. Hasta el momento sigo sin poder olvidarte y estas ansias de verte me consumen.

Dormir entre tus brazos y sentirme segura, tengo miedo de que todo cambie, de que las imágenes que tenia de ti desaparezcan y se transformen en pesadillas o que de lo contrario quiera volver a ser tuya y vuelvas a partir mi corazón en aun mas pedazos de los que ya lo hiciste, de verdad no se que esperar, me encuentro aterrorizada, un temor con latidos que superan el de un colibrí. Solías ser mío, ya no lo eres, un encuentro casual estoy segura que no lo quiero, pero se que es lo único que obtendré, pero valdrá la pena volver a rozar tus labios y volver a acariciar tu pelo, déjame que seamos uno solo, dame otra oportunidad que aun te sigo queriendo.


Año y dos meses sin tenerte en mi brazos, sin rozar tus labios. Ayer por la madrugada llegaste repentinamente después de no haber dado señales de vida que me permitieran saber que te encontrabas bien. Esta noche fue como la luz y la oscuridad, las dos caras de la moneda. Llegaste, desde que cruzamos miradas no fue lo mismo a los recuerdos que tenia, mi corazón dejo de latir a mil por hora, ya no tenias el mismo efecto en mi que en el pasado. Te sentí como un algo cualquiera al cual en su momento le había confiado todo mi vida pero no eras nada mas en el presente, pensé que caería rendida en tus brazos pero fue todo lo contrario, descubrí que eran mas los recuerdos que tenia por ti que en lo que en realidad sentía. Esto fue un alivio en el sentido de todo lo que me hiciste sufrir, pero por una parte logre zafarme de las imágenes que a diario me bombardeaban y que solo me hacían añorarte. Tus labios ya no tenían la misma textura, en tus brazos ya no sentí seguridad alguna, todo lo que un día fuimos desapareció con unas cuantas palabras y roces.

Lamento decirte que hoy ya no te quiero nada, la persona que conocí a principios de mi vida universitaria ya era humo que se había llevado el viento. Por otra parte mate todos los recuerdos tan exaltantes que había creado junto contigo pero puedo decir que prefiero esto a haberte seguido llorando cada noche. Te quise en su momento pero todo en la vida tiene su ciclo y este se acaba de cerrar. No me arrepiento de lo que paso, solo espero que todo lo que estoy escribiendo sea completamente cierto y que las próximas noches no te extrañe cuando despierte sin estar a tu lado.

16 / marzo / 2016

Etiquetas:

Mas de Alechavez22