TusTextos

La Tristeza de mi Amiga la Escuela

La escuela se despertó una mañana muy triste, pues sentía que cada día que pasaba, sus estudiantes iban paulatinamente olvidándola y abandonándola. Desayunó con rapidez y se preparó para recibir, como cada día del año, a sus queridos alumnos.
Los que asistieron a clase no eran muchos; la mayoría de los comúnmente desertores se marcharon a cometer actos delictivos, a perderse en el ocio, en la pereza o tal vez a vagabundear por el barrio.
Los alumnos que concurrieron a clase, salieron al mediodía felices y satisfechos de la jornada escolar, y se dirigían a sus hogares, preparados para reencontrarse con sus padres.
Alrededor de las ocho de la noche, la escuela terminó su horario laboral y se retiró del viejo edificio, donde, religiosamente, cumple a diario sus labores pedagógicas, sin antes despedirse de sus maestros, profesores, preceptores y del excelentísimo señor director.
Tenía muchas ganas de llegar a su pequeña casa para terminar de leer un interesante y hermoso libro de cuentos de hadas y dragones que le habia obsequiado una amiga. Además se moría de antojos por comer una buena barra de chocolate.
Caminó tres cuadras, cuando de improviso sintió un fuerte golpe en su cabeza. Un grupo de adolescentes la había atacado, hiriéndola gravemente. La escuela llegó a ver fugazmente que uno de los salvajes pandilleros portaba un revólver y un arma blanca. Y lo que era peor aún: el agresor era uno de sus alumnos, que en otros tiempos solía destacarse del resto de sus compañeros por su capacidad e inteligencia.
La escuela fue internada de urgencia. Estuvo a punto de morir, pero milagrosamente sobrevivió.
Un mes después de este penoso y triste hecho, regresó a su placentero empleo, un tanto contenta, pero a la vez dolida por los acontecimientos de violencia que sacuden en los últimos tiempos a nuestra ciudad.
La escuela sentia que ya no es respetada y apreciada como antaño,y de sus luminosos ojos una lágrima brotó con angustia. Pero al instante, se olvidó de todo y recordó a aquellos niños y jóvenes esperanzados en el futuro.Y al aula se dirigió muy feliz y ansiosa para enseñarles y transmitirles todos sus preciosos conocimientos y su magistral sabiduría.
Alesantilli13 de octubre de 2013

1 Comentarios

  • Cimoni

    Escuela, sabiduría, conocimientos, construcción para el futuro, siempre debe tener ese respeto...lástima que algunos pierden esa dirección y ese aprecio.
    Saludos.

    14/10/13 02:10

Más de Alesantilli