TusTextos.com

Navidad Caústica

Desde hace al menos un década la Navidad comienza la primera semana de Noviembre, que es cuando los grandes centros comerciales concluyen engalanarse de luces de colores para que nuestros sentidos se centren en las grandes ofertas. Yo soy de los que piensan que el espíritu navideño fue asesinado a base de golpes mercantilistas, golpes barriobajeros: una paliza muy terrenal en noche fría y rancia, en un callejón oscuro, por la espalda y sin testigos, sin nadie que reclamase el cuerpo del delito.

"Quiero que gastes mucho para probar que amas a tu familia" pudiera ser la frase fundamental a la hora de sintetizar lo que estamos a punto de vivir –o malvivir-. Pudiera decirse –mustiamente- que la Navidad es a día de hoy una especie de ceremonia social que por ventura hay que celebrar sin siquiera preguntarnos el porqué. Navidad sin alma, sin pasión, sin chimenea, sin candor que rija el mundo… Navidad seca de sentimientos legítimos, días odiosos para muchos, ajetreo y dolores de cabeza, idas y venidas entre sudores en grandes almacenes, con lloriqueos de niños insatisfechos por sus regalos… Época alicaída por motivos de declive interno, de crisis económica y moral, de griterío en la sobremesa, cuando el cuñado de turno, más bebido de lo habitual, resuelve ultrajar sin miramientos al hermano de su doña, y así causar un cisma familiar que, sin lugar a dudas, durará durante todo el año siguiente. Navidad prepotente, de guisos pudientes para el que se lo pueda permitir, de licores baratos y emociones cáusticas. Fechas inolvidables que anhelamos olvidar cuanto antes, sobre todo cuando la tarjeta de crédito ya no otorga crédito a ninguna de nuestras compras.

Navidad reducida a sombras que nada tienen que ver con la luz que debiera ser; festejo sometido a comilonas auxiliadas por un par de tazas de manzanilla, a desenfrenos de consumo incesante porque así nos lo ordena la todopoderosa sociedad del capitalismo tiburón que nada sabe de espiritualidades, de bondades compartidas o de apretones de manos sinceros. La Navidad presente, así pues, no es más ni menos que un rito demente, tedioso, sin planteamientos realmente familiares que nos hagan ver el verdadero significado de dichas fiestas.

Así es que lo que acontece en Navidad no es más ni menos que un síntoma de lo que está amilanando a la civilización occidental. Esta celebración puramente cristiana ha perdido su significado real, primigenio, para convertirse en un intercambio de intereses puramente materiales. Esto debiera hacernos pensar seriamente sobre adónde se dirige la moral del ser humano actual, hacia dónde se puede dirigir una civilización que ha vendido sin reparos los valores propios de esta celebración; los mismos valores con los que fue construida nuestra civilización, y que ahora son manoseados y vilipendiados por el oscurantismo de una sociedad ciertamente enferma, vacía de esperanzas.
30 de noviembre de 2013

1 Comentarios

  • Loquillo

    a veces en la navidad me quedo por ahi fumando marihuana solo y eso, es porque hay que comprender que aquello que no nos pertenece tampoco nos merece, las emociones en que un momento deben vivirse, los festejos por algo, cuando el nacimiento de un niño, se recuerda y lo que el soñó, la tierra prometida, no esta en ningun libro, está en el corazón. No me malentiendas yo no creo en testamentos, cuanto que nos has dejado, pero si entiendo que aquello por lo cual se luchó desde el comienzo de los tiempos, nada se ha hecho, porque festejamos a uno, mientras en la calle los niños no tienen para comer... entonces que, que hipocresia cuando lo mas simple se vuelve natural a los ojos del hombre, por la razón de suceder, siempre pasó, cuando el problema es que somos una especie que no tiene inteligencia suficiente para enfrentar el problema, distinto si fueramos hormigas, pero Jesús, quizas preguntaría cual es el motivo de tanta algarabía, cuando en el mundo se espera su regreso y la salvacion de las almas, posiblemente los santos de los últimos días seán salvos, puesto que el pecado es al hombre, y Dios no es hombre, es Dios, es mas importante y las jerarquías suceden, queda ya lo imprescindible, mas lo que comete errores es condenado a un infierno de eternidades y fuegos. artificiales. Cuando el amor de Dios que así nos hizo, porque quien espera y ama solo a su hijo bueno, no es un padre, diré, mi hijo es un pecador y yo lo amo igual, salve, pero el pecado lo llevara al destierro, mas quien en este mundo será feliz, cuando tantos seres amados han sido y morirán siendo pecadores, quien será feliz en ese cielo donde no esta mi hermano, mi hijo, mi amigo, pues fueron debiles y tuvieron poca fe, y blasfemaron, y lo que sea, bien, yo que he sido un santo (entre comillas) eventualmente llegue al cielo y encontré que nadie de mis seres amados estaba, solo Jesús y claro, supongo que a alguno eso le fascinará, porque el fanatismo es grande y el corazón es chico, pero sin mis amados pecadores, todos en el infierno y Dios que sabe de mi amor, ni siquiera me ha preguntado, no responde si es que algo tiene mas poder que él para gobernar sobre un espacio, no me responde si el infierno lo ha creado él, pues alguien lo creo, ¿si no fue él, quien? ¿no puede, por amor, hacer milagros? Pero no, ahi el predicador me dice, me dice y me dice, la mente cerrada, lo mismo que nunca hay que ir en contra de la palabra de Dios y todo ese asunto. Del albedrio, ¿que? cuando el conocimiento es otorgado, entonces el albedrio ya no es tal, como decir, tienes el albedrio de no hacer lo que yo quiero, pero, si no haces lo que yo quiero y usas tu albedrio, te mando a las brasas, jaja.
    Pero si hay almas, claro que si, si despertar es bueno y el paraiso debe de alguna forma ser, entonces será en la Tierra, con sus calles y su gente simple, los amores de los amores, si ha de haber un cielo arriba y un infierno abajo, ¿Quien contrató al arquitecto? Pero el tiempo sigue y sigue y la biblia tambien, las navidades, yo no digo ni estoy en contra de quienes creen, pero aquellos que creen juzgan a quienes piensan diferente con toda clase de insultos desde sus santas lenguas, como en tanto versiculo donde la sangre corre y el mar furioso se traga a las personas y lo peor es que eso no le importa al creyente, solo es importante Dios, nosotros somos descartables y si ponemos objeciones, debemos temer, inicuos, cuanta relevancia por ciertas almas y negando que todo ser en si mismo es su propia luz. Estoy listo para el ban señor admin, ok, pecador, vaya usted hasta la fogata y ahí será el lloro y el crujir de dientes, cuanta palabra que llaman amor y yo no encuentro amor en tanta tortura y en un Dios que nos ve sufrir el infierno, pero nada puede hacer, porque el nos advirtió y desobedecimos, castigo, otra palabra que no puedo relacionar con el amor,
    existente un Dios que castiga la maldad, y hace correr rios de sangre para que se entienda que el es... ¿que cosa? Defiende su derecho de existir hasta el ser mas diminuto y dirá, yo soy, pero el hombre no puede decir yo soy, no es espiritu ya que si es, entonces no muere, puede el alma escapar desde cualquier lugar del universo, infierno o no, solo es cuestión de tiempo y amor, el infierno no podrá contener el amor de los pecadores. Saludos

    01/12/13 04:12

Más de Alexandervortice