TusTextos.com

No es PaÍs para HÉroes


Llueven pelotazos de ira mientras los revólveres son recargados con balas de sufrimiento en un mundo que se muestra desnaturalizado (véase el caso de Siria). En estos instantes grises de la historia, cuando el ser humano necesita esperanzas renovadas y un alejamiento de la soledad para darle sentido al sin sentido de su existencia, son pocos los que agarran con firmeza las riendas del cambio para mejor, para que la sociedad funcione en positivo, para convertirla en un motor de bien común. "Algunas personas enfocan su vida de modo que viven con entremeses y guarniciones. El plato principal nunca lo conocen", afirmaba José Ortega y Gasset. Y así es que la inmensa mayoría de personas han puesto sus malogradas esperanzas en “los otros” (políticos, sindicalistas, patrones, banqueros…), dejando de lado el plato principal, creyendo en sí mismos, sobreviviendo a base de sainetes y noticias pachuchas sobre el futuro próximo, anhelando que la luz sea una constante que muestre cómo está la situación realmente. Es como si algunas personas ambicionaran la aparición de una tropa de héroes con súper poderes que, en nombre de la justicia y la rectitud, hagan que las cosas cambien de una vez por todas, dando un giro rotundo a esta situación ignominiosa que se ha regado desde hace mucho tiempo con apariencias y atropellos. No obstante, lo que no saben estos hombres y mujeres que desean tal acontecimiento, es que no vivimos en un país de héroes, en tal caso, vivimos en un país de gentes que vegetan sobre tierras aciagas avasalladas por las acciones deshonrosas de villanos sin escrúpulos. Residimos en un terruño donde se engrandecen los gestos de personajillos que poco o nada productivo pueden aportar a una ciudadanía que ansía prosperar en el amplio sentido de la palabra. Los héroes –los fidedignos- muy posiblemente nos los podamos encontrar en las filas kilométricas del INEM, o mascando chicle con sabor a fiasco en las avenidas de la hipocondría dominante, donde fueron olvidados injustamente hace años, ya que en aquel momento de sobrada abundancia no eran más que unos puñeteros con fama de pesimistas, unos locos idealistas a los que les encantaba ponerse calzones demasiado ceñidos y capas de colores presuntuosos. Lo cierto es que ellos ya no desean ser héroes en un país que no les apreció en su momento; he de suponer que ahora sólo quieren la comodidad, quieren la poesía, quieren el verdadero riesgo, quieren la libertad, quieren la bondad, el aire puro y el pecado perdonable. La heroicidad se la prestan a todos aquellos que pudiendo hacer algo por los más desfavorecidos se pasan la mayor parte del día frente al espejo, lamiéndose el ombligo, degenerando el honor de ser valiente cuando más lo necesitamos.
05 de marzo de 2012

1 Comentarios

  • Gigi

    Increíble, me ha ENCANTADO. Desde luego no es país para héroes no valorados.

    20/03/14 09:03

Más de Alexandervortice