¿qué Se Jodan Los Pobres?

Publicado por Alexandervortice el 11 de abril de 2014.
Ser pobre no mola –dicho de una manera vulgar o meramente coloquial-. Ser pobre nunca ha estado de moda y nunca lo estará, sobre todo si lo eres y lo padeces y observas cómo cojea el panorama social. Porque pobres abundan y debatir sobre la pobreza interior ya sería un tema a exponer en foros filosóficos de alto nivel. Tal vez uno de los mayores problemas de esta crisis que estamos sobrellevando a regañadientes y con estampitas de S. Judas Tadeo sea el hecho de la indiferencia de algunos a la hora de contemplar la verdad de las cosas, la realidad de todas esas personas que malviven día a día esperando que suene la campana y acabe su nefasta situación.

Así es que en Londres la organización benéfica Pilion Trust ha llevado a cabo un experimento social bastante innovador y no falto de cierta polémica. Esta organización, encargada de ayudar a los más desfavorecidos, ha grabado por las calles de dicha ciudad las reacciones de los transeúntes hacia un repartidor de folletos que acarreaba un anuncio en el que se podía leer: "¡Qué se jodan los pobres!".

Fueron muchas las personas que se sintieron indignadas ante esta osadía por parte del individuo que portaba dicha pancarta, y no pocos los que le recriminaron por osar menospreciar de tal manera a los más desfavorecidos. El meollo del asunto llegó cuando dicho repartidor hizo girar el cartel y el lema pasó a ser "ayuda a los pobres"; ahí fue cuando la reacción de los viandantes fue diferente, pasando por delante del cartel sin inmutarse, con total normalidad, si consideramos normal este acto, claro está. Ante este eslogan tan manido no hubo reacción posible, ni buena ni mala, simplemente un cúmulo de flojedad que tal vez sea la misma con la que ciertos gobiernos y ciertas personas se toman las circunstancias actuales, pésimas en origen y vergonzosas a la hora de tomar medidas serias y contundentes que acaben con ellas.

Quizás uno de los mayores problemas ahora y en época de bonanza haya sido el hecho de mirar hacia otro lado creyendo que al hacer esto las dificultades no nos tocarían a nosotros. Absurda maniobra, si lo pensamos con detenimiento. El problema no es tanto del pobre, que ya de por sí posee una dignidad difícil de superar por las clases pudientes, una decencia que le ayuda a mantenerse en pie y tirar para adelante cueste lo que cueste; el mayor problema es ver como un país se empobrece de golpe y observar como la indiferencia es la moneda de cambio por parte de aquellos que –por el momento- pueden vivir holgadamente, mirando hacia otro lado al pasar por delante de ése que verdaderamente lo necesita, que realmente se ve despojado de sus derechos y a su vez menospreciado por la indolencia e sus semejantes; o como diría JFK: "Si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus pocos ricos".

1 Comentarios

  • Carmelita

    Me encantó tu texto, la realidad es tan cruda.

    13/04/14 10:04

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Alexandervortice