TusTextos.com

Besos de Despedida, O Despedidas a Besos?

Y allí estaban ellos, bajo la luna, mirándose como si nunca se hubieran visto.

Todo empezó un 22 de setiembre, cuando se encontraron por primera vez. Habrá quien no crea en el amor a primera vista y, sinceramente, él tampoco creía, pero entonces la vio. Con su sonrisa inquebrantable y su ropa oscura, con su corta melena y sus orejas todas llenas de pendientes. Si, no era la chica típica, no era perfecta, pero era ella. Y él lo sabia, como lo supo desde el primer momento que se miraron a los ojos.
Ella caminaba por la calle, con la música a todo volumen y medio corriendo, porque llegaba tare a su primer día. Pero al llegar allí, todo el mundo que antes iba rápido, se había parado, porque le había visto a él. Un chico como otro cualquiera, si no fuera por la risa tan escandalosamente bonita que ella había escuchado. Y esos ojos, que la enamoraron sin más.
También me diréis que no creéis en el destino, pero habrá que empezar a creer en imposibles. Porque casualmente estudiaban juntos. Sus mundos se habían unido y por más que quisieran no podían separarse, ya no.
Lo podría poner todo bonito: se enamoraron, vivieron felices y comieron perdices. Pero no, no me van las cosas fáciles.
Se alejaron, físicamente, porque sabían que en mente no dejaban de quererse a milímetros.
Pero una noche, 8 meses después, cuando ella ya pensaba que no había nada que hacer, que él solo veía una simple amistad con ella, ocurrió.
Ocurrió que él no pudo aguantar mas, que necesitaba besar la, tenerla a su lado y no soltarla jamás. Porque es lo que había querido hacer desde el primer día que la vio, y era lo que sabía que ambos necesitaban, pero ahora era el momento. Y valió la pena la espera.
Estaban volviendo a casa solos, era de madrugada, horas donde la ciudad está más despierta que nunca, aunque las personas estén ya dormidas. La madrugada donde los gatos aúllan a la luna y ellos, convertidos en dos amantes bajo su luz eterna.
No fue a más, tan solo una noche, un beso, una frase de despedida. Sabían que querían más, que se querían juntos, pero también sabían que no podían.

Y ese beso no fue más que un beso de despedida.
AmoresprohibidosPublicado el 14 de abril de 2016
Archivado en amor enamorado hombre sentimiento dolor vale la pena beso despedida dura destino imposibles amor a primera vista cuento

Más de Amoresprohibidos