TusTextos

Astronauta

Los mejores textos los hago de noche. Como este.
A ti te conocí y las veces que te ví solo fueron de noche.

Dios, hay mil cosas que quisiera decirte... Como que espero que este no sea el ultimo texto que te haga... Ni que sea la ultima vez que me respondas a uno... Ni la ultima vez que interactuemos juntos. Dios que ganas de haberte despedido como nos merecíamos y no solamente así. Que ganas de querer abrazarte, llorar a tus brazos... Pedirte perdón y gracias por todo... Y besarte... Otra vez.

Mientras escribo esto de noche, me es imposible no escuchar la primera canción que asocié contigo, la misma que usé para promocionar este texto en Instagram, una que te dediqué yo, y la ultima que me asocio contigo es una que, irónicamente, me dedicaste tu...

También se me hace imposible no remontarme a aquella noche cuando de vi por primera vez, donde vi tu letra escrita de cartas sin sentido que aun conservo. Cartas que hablaban de forma infantil e inmadura de amor, de relaciones entre naciones, de guerras, de tempestades, pero de luchar por un bien mayor... Una noche donde ver tu rostro una milésima de segundo saludándome y luego desapareciendo fue literalmente contemplar un rostro que me marcaría después.
También me es imposible no remontarme a aquella noche cuando te logré apreciar y conocer mejor... La segunda vez que vi tu rostro, en una cafetería cuyo nombre me costó aprenderme con exactitud. El panino silvestre.

Remontarme a todos nuestros momentos felices... Desde ponerte un collar en lo más fino de tu cuello y concluir con un beso en tu dulce y suave frente, pasando por las bebidas en el dichoso café entre sonrisas, charlas interesantes, tus ojos que me mantenían cautivo, tu sonrisa que me sentenciaba a morir de amor por dentro, mi cara lentamente estupefaciente ante tu apasionada voz. También las llamadas sin sentido hace un año y las más románticas y tiernas hace meses, pasando por las múltiples inspiraciones a escribir los textos que esta plataforma es testigo, por las charlas de anécdotas graciosas y de como fue el dia... De estar de la mano nerviosos y sonriendo en un coche esperando el momento de bajar y comernos la boca... De estar abrazados en la noche esperando que el otro de el primer paso, entonces yo te abrazaba y tu bajabas mi mano... A vernos y correr a darnos el mejor abrazo que nunca nos dimos... Mejor que el primero que nos dimos que fue bajo la lluvia. A que al principio de la que iba a ser la ultima vez que nos hayamos visto en físico me dijeses la misma frase que me dijiste la primera vez que logramos vernos de verdad en físico... "Hueles tan bien"... Tu olías al paraíso, y nunca te lo dije porque estaba disfrutando allí.

También remontarme a nuestros momentos complicados... Los momentos abrumantes, las lagrimas, las ilusiones, los deseos no cumplidos, las mentiras de amor, de sentimientos, de nosotros mismos por nuestros miedos... De acciones que se supone que no pasarían o no pasaron y sucedieron... Los insultos el uno al otro por malentendidos o caprichos que el destino nos quiso poner para ponernos a prueba... En todas nos recuperamos y salimos a flote... Incluso ahora que estoy a la espera de volver a subir.
Los celos, nuestras ganas de ser amados. Nuestras ganas de ser deseados. Si bien es cierto que hubieron momentos donde nos dañamos el uno al otro, también hubieron otros donde nos sanábamos...

Donde admitíamos quienes eramos, y nuestros miedos de lo que podía pasar, cuando te sincerabas y yo me sinceraba contigo, cuando tu tenias miedo y te convencia para que luches contra el y cuando yo tenia miedo y me convenciste de luchar juntos contra el. Cuando conociste que soy más que un nostálgico melancólico que escribe a medianoche sobre sus sentimientos y yo que eres más que una chica que usa la coraza de la inteligencia, la humildad y la dulzura para tapar sus miedos...
Miedos de los que escribes y nunca he podido leer, pero los he visto y los veo en ti...
En los mismos ojos que me tuvieron cautivos, cautivo aprendí de ti.
Mientras tu, cautivadora, aprendías de mí.

Y si, es cierto que todas las promesas de mi amor se van contigo... Espero que no me olvides ni las olvides a ellas. Ahora que partes a tu misión a la ciudad de las estrellas, a tu hogar, a donde siempre has pertenecido, y de donde eres, una más con las estrellas como la estrella que me iluminó durante tanto tiempo, ahora que vas a reunirte con tus orígenes, no te olvides de mí... Te lo ruego. Ve al espacio, y observarme desde allí, porque yo estaré mirando el cohete que te lleva y tu misión desde aquí, con la esperanza que todo te vaya bien, que nada ni nadie te haga daño... Y que quieras que suba a verte.

Nos veremos otra vez... No sé dónde. No sé cuándo. Pero lo sé... El destino es caprichoso, nos hizo encontrarnos y en algún momento encariñarnos, ahora nos separa e intenta olvidarnos... Yo estoy acostumbrado a luchar contra el mundo y la vida, no te olvidaré aunque estoy preparado para cuando tu me olvides a mí, si es que no ha pasado ya. Si aún no te has olvidado, y al igual que yo conservas todos los recuerdos y no te arrepientes de ninguno de los que disfrutamos juntos... Te pediré que no me olvides.

Pero, independientemente de tu decisión, sigue sonriendo, pero de verdad, no finjas más tu sonrisa, ni tu placer ni tus emociones...
Las veces que te vi sonreír de verdad hicieron que las nubes oscuras dejen a los cielos azules en paz.
Tienes el poder de cambiar las cosas con tu actitud y tus sentimientos, es un poder que creía exclusivo de mi, algo que creí que me hacia especial, y no, no soy especial para este mundo, pero, tengo el recuerdo de alguna vez haberlo sido para ti y el deseo y la fe en volver a serlo.

Y sabes, eres muy importante para mí, no solamente sentimentalmente y parcialmente emocionalmente, tambien espiritualmente... Eres una de las pocas personas que lograron dominarme, encantarme, engañarme y embrujarme, hacerme beber de tu veneno hasta terminar drogado...
Nunca pretendí hacer arder el mundo, solo quería y quiero iniciar esa chispa en tu corazón... Hoy por hoy que el mundo arde, me siento orgulloso de haberlo quemado. Lo quemaría las veces que haga falta, porque así soy yo...
Caotico, anarquico, pasional, lento, sentimental, amante... Un desastre digno de ser un santo y un demonio... Como tú.

Desconozco con exactitud el momento de tu partida, el momento que te subas al avión y cual astronauta que se va a la luna y sabe que no volverá deja todo atrás por su misión... Solo te pido que me recuerdes... Porque te llevo en mi corazón y aunque no estes, y tal vez no quieras estar, cargaré con tu recuerdo con la fe en que vayas a regresar.

Quien sabe, si el destino es caprichoso y en vez de regresar, me hace ir y encontrarte allí, en la ciudad de la luz... Y del amor... O si será en la ciudad peninsular de las 7 colinas, donde nos conocimos, o en la ciudad donde nos dimos nuestro primer beso... Y donde esperaré una temporada más antes que me toque partir a mi también. ¿Quién sabe cuales serán los caprichos del destino? Si el destino me otorga otra oportunidad de reencontrarme contigo... ¿La tomarás tu también?

Para nosotros, la distancia nunca fue problema, más que para saciar nuestros deseos de amar en fisico, de besarnos, abrazarnos, disfrutarnos... Pero nos conocimos desde lo lejos, nuestras almas ya se deseaban desde lo lejos, sobrevivimos desde lo lejos, el espacio no es un problema... Ahora que habrá todavia más espacio alejandonos nos queda valorar el tiempo que tengamos cuando ese espacio sea corto... Cuando podamos retar al destino a vernos...

Todo el pasado, no existe más haya de tu hermoso recuerdo aunque no tenga pruebas de su existencia, más que recuerdos que se difuminarán con el tiempo y un pelo que te abandonó y desidió vivir en mi almohada. Y aunque tu si las tengas, en fotos y videos y en el dichoso collar verde, puedo afirmar que el futuro es una incertesa que podemos controlar. Una donde quiero que estés conmigo como has estado haciendo... Y solo me queda tener fe a ciegas de que tu de verdad quieras lo mismo.

Eres una parte importante de mi pasado... ¿Estarás también presente, en mi futuro? Tengo fe en que quieras, y tengo fe en que después de haber llegado hasta aquí en este texto, me dirás que también me quieres, que también soy importante para ti... Y que a pesar de todo, tus sentimientos no fueron una mentira. Te veré pronto, si el destino lo permite, y si tu lo deseas también.

Te amo, mi querida y complicada perfecta imperfección.
Andresmb17 de julio de 2020

Más de Andresmb