TusTextos.com

Llevame al Cielo

Te contaré como es el cielo... Con cada lujo de detalle:
El cielo es la misma vida que tenemos en la tierra... Mi habitación oscura con olor ocasional a tabaco... Fría cuando tengo frío y calurosa cuando tengo calor... Pero con una diferencia. Vemos a Dios... Vemos ese cuerpo que aporta claridad en medio de la noche, ese cuerpo que te pone cara de inocencia mientras te pide que le desnudes... Ese cuerpo desnudo que se acuesta y se acurruca contigo, y después de un rato acurrucada, se gira, y lentamente te besa... Tu mano en su mejilla baj a a su cuello y a su pecho, Dios la baja por el resto de su abdomen a su entrepierna... Verla besándote, ver su carita de inocente una vez más hasta que se convierte en una cara de placer mientras los gemidos se escapan de sus labios... Muchos creerían que ese pecado es propio del infierno. Pero no es amor a través del placer, es placer a través del amor. Este es el cielo. Un lugar divino, no porque me complazcas, sino porque yo te puedo complacer a ti.
Si no complazco no seduzco, si no seduzco no influyo, si no influyo me arrepiento... Nadie se arrepiente de ir al cielo, pero si de no ser digno de volver a el.
Pero ante ti tienes a un hombre inútil y sin méritos, a un indolente pomposo, un engreído irresponsable, una decepción extravagantemente mediocre, un mentiroso e un impostor, un borracho débil y drogadicto... Adicto de tu olor, tus besos, tu caricia y tu piel. De tus ojos y de tus sonidos de amor y placer.
Extraño los tiempos donde te derretías por mí y yo era testigo de tus enormes ganas de amar... Porque se puede debilitar al fuerte, pero lo que no se puede hacer es fortalecer al débil. Te debilitabas por mí... Te podía satisfacer... Y quiero seguir haciéndolo...
No es una cuestión de sexo, el sexo no tiene más valor que el placer, vive y muere en el presente.
El amor no, el amor es peligroso... Y el sexo con amor es jugar con fuego hasta quemarse...
Extraño arder contigo. Quiero arder contigo una vez más.
Arder con tu cuerpo desnudo, con tu boca y las maravillas que es capaz de hacer en silencio... Con tu pelo amarrado y tu cuerpo desnudo.
Con tus ojos medio cerrados, tus manos en mi pelo apretándome a tu entre pierna... Sentada en mi sonrisa.
Una orquestra de placer a traves del amor.
No sabes lo que haría para deshacerme de este miedo de no volver a ser deseado. Ahora me siento con miedo... Echandote de menos. Daría cualquier cosa por cambiar esta situación y satisfacer mi caprichoso corazón una vez más. Al que le gustan las cosas brillantes y esta cansado de las falsas.
Solo soy humano... ¿No te das cuenta? Solía ser perfección ahora solo soy humanidad. Cometí algún error para perder tu admiración, pero, mirame a la los ojos... Sonrieme y dime que todo irá bien... Que nos veremos de nuevo...
En ese momento, sentiré como el viento me devuelve al cielo.
¿Cómo puedo hacer que quieras quedarte?
Odio dormir solo, te echo de menos, como bien sabes...
Son el miedo a desaparecer para tí y que no te importase...
A veces solo me queda suplicar de rodillas volver a nuestros tiempos de oro, pedir por favor la absolvencia de mis pecados... ¿No me absolverás? ¿No me desearás? ¿No me amarás?
¿Que si tengo miedo? La verdad es que si... Miedo de que te hagas agotado de mi como una vela intensa y cuya luminosidad clarificó mi oscuridad... Pero cuya cera se ha derretido casi del todo. Qué el tiempo haya echo que te canses de mi demasiado rápido...
Tiempo... El mismo que sigue llegando a todas partes.
El que me hace correr para intentar ganarle... Huir de él mientras se agota para llegar a ti antes que se termine...
Contigo el tiempo es infinito, son y serán recuerdos eternos... Sin ti el tiempo corre más rápido de lo normal. No podemos escondernos de él, el destino tampoco nos ha dado nada gratis, nos dio la oportunidad de ascender al cielo pero quitándonos el tiempo.
El tiempo aprende sobre nosotros... Sobre nuestros cuerpos desnudos abrazados toda la noche, de nuestros sentimientos, deseos, frustraciones, mentiras y miedos...
Algún día el tiempo nos amará, mientras yo te ame gratis.
Ahora estoy con un corazón hambriento de ti, a pocos kilómetros de distancia... Con poco tiempo y poco espacio... Y con ganas que no haya más espacio y disfrutar contigo el tiempo.
Cuando estés aquí... Estarás bien, con un amor encontrado otra vez...
No se si lo intentarás o si lo quieres... No se si me amas o solo me quieres mantener dormido... No se si esto es una pesadilla o de verdad quieres hacerlo un sueño hecho realidad... Solo me queda la esperanza en el amor...
Esperanza... En tus sentimientos distantes.
En tus palabras distantes.
En tus promesas aun no cumplidas.
En las fotos y videos aun no enviadas.
En tus mensajes distantes...
Mientras me dices que volverás... Que simplemente estas ocupada...
Que volverás antes de que te vayas... Pero no se cuando volverás ni cuando te irás...
Dices que es trabajo... Pero no estoy seguro...
Dices que también me amas pero ni te interesa si hoy he existido...
Una fe a ciegas que me deja aquí con ganas de más... De ti.
Y es cierto que hay mil cosas en las que podrías enfocar tu tiempo, nunca faltan las cosas por hacer... Yo ayer por la noche fotografié algo que te solía encantar... Ahora tengo la sensación que empiezas a repudiar...
He estado haciendo mil cosas, entre mil conversaciones, mil historias, y mil cosas que quiero contarte y que experimentes conmigo... Pero siempre estas explorando y dando tu gira lejos de mi...
Te extraño... Y te amo...
Demuestrame que tu tambien, o aclarame si ya no es así...
Devuélveme al cielo, donde el espacio es contigo y el tiempo tambien.
Donde mis miedos son suprimidos con tu sonrisa y tus besos, y mis deseos satisfechos entre tu entrepierna y tus gemidos...
Mi amor, llevame al cielo...
Andresmb11 de julio de 2020

Más de Andresmb