TusTextos.com

Los Lamentos Del Deseo

Estoy cansado de suprimir este deseo,
Entre cigarrillos, malas compañías, drogas y alcohol nocturno,
Sinceramente, nunca he sido bueno al mezclar la efimeridad con los sentimientos apasionados, la necesidad con el deseo. Pero, tambien es cierto que soy un humano que siempre deseará más de tu dulce cariño.
A pesar de mi lucha interna, siempre hay algo que mis dos bandos recuerdan;
Una promesa, en la que para bien o para mal yo tendría que seguir a tu lado,
Al lado de un corazón precioso, divino e inalcanzable,
Protegiéndola como el ultimo manantial de agua descontaminada de esta escoria de planeta.
A sabiendas que todos los caminos que escojas son dificiles pero correctos, que solo un loco desaprovecharía gozar por un minimo instante de un amor tan verdadero que nunca puedes saber si es un sueño o eres parte de un juego, uno donde las luces de su brillante gloria simplemente te dejan ciego ante el resplandor de su cuerpo desnudo...
Frustración, perdida de la cabeza, con una droga tan adictiva y tan buena capaz de sacarte de tu miseria al punto que ya no reconoces la miseria de lo glorioso, lo real de la mentira, la realidad de tus inseguridades.
Entre ello, y millones de cosas que me derrito por contarte y me preocupa no saber como hacerlo al pensar que esto puede ser de tu agrado, o desagrado, de mi imaginación o de una sospechosamente hermosa realidad...
Para mí, es un sueño, pesadilla si lo pienso, pero en el cielo si lo siento,
y lo siento,
lo siento por tí, quien no pudo obtener lo que quizo, pero me puede tener a mí.
A mí, a quien está esperando porque me veas morir sin tí y renacer con cada beso, cada mordisco, cada caricia de tu lengua o de tu desnudez ...
¿Porqué? Pues porque no podemos cambiar lo que no podemos controlar, como que sea verano y tu sigas igual de fría como la nieve que me asfixia y que no me deja pensar que hacer.
Aún así, ni siquiera eres capaz de mirarme fijamente a los ojos, honestamente yo tampoco, sin perderme en el infinito de tus ojos pardos, y salvajes como tal.
Pero... tu y yo podríamos intentarlo, intentar bailar desnudos y con nadie alrededor, como hicimos en un recuerdo y millones de veces en nuestra imaginación
Y no, no hay nada más por lo que lamentarnos ni llorar, entre días tan calurosos entre nosotros, la sequía abunda en nuestras gargantas y lagrimas, nunca en el sudor al momento de oirte disfrutar de nuestros ultimos, primeros, e infinitos momentos.
Así que dime, ¿te tiemblan las piernas a menudo? ¿Te sonrojas a menudo? ¿Ya te has dado cuenta de lo que deseas soñando lo mismo todas las noches de la semana? ¿Por cuanto podrás mantenerme en secreto? ¿Hás deseado oírme cuando has tenido tiempo? ¿Por cuanto más podrás aguantar tus ganas de gritar de placer al tenerme de frente y debajo? ¿Por cuanto más quieres jugar a disfrazarte de interes para ocultar tu deseo de mí?
Porque los dos sabemos que las noches son para que nadie vea nuestros pecados durante el día... pequemos, y recordemos nuestros pecados,
no los confesemos,
pero tampoco nos arrepintamos.
Andresmb27 de junio de 2020

Más de Andresmb