TusTextos.com

Poseído

Acostado, en el mismo lugar donde solía estar cubierto de tu esencia...
Pero cubierto de lagrimas...
He sido fuerte para conseguir mi determinación, luchar por amor, luchar contra mis miedos... No nos engañemos, no soy tan fuerte...
Sé que por mucho que intente taparlo, soy débil y me escondo entre las palabras de mis escritos para llegar a ti, cual caballo de Troya, como fantasma en la noche...
No soporto estos días fríos con cartas dobladas, mensajes a medias, el recuerdo de tiempos dorados y deseos en un pedestal de oro que nunca será redescubierto.
Con sueños echos pesadillas y sangre derramada que se seca con las lagrimas.
Con miedo de la realidad, por ello la oculto en una vida de miserables mentiras... Para protegerte de mi mismo. De quien temes y de quien temo.
Pero tu lo ves, por mucho que yo huya de ello, tu lo ves en mis ojos, a la bestia que intenta salir y destruir todo lo que he construido...
Ya sé que te decepciono, una y mil veces, y estoy condenado al infierno por ello... Y no quiero ocultarlo más, al fin y al cabo todo esto es para ti...
Y aun así, no hay nada más que me quieras decir...
Estoy perdido, y desesperado por una pizca de luz que me muestre el camino...
Donde alguna vez hubo luz ahora hay arañas conviviendo,
Petrificado por lo que alguna vez fui para ti y para mí y en lo que ahora soy,
Caminando moribundo por las salas de la cárcel que llamo habitación, entre tragos de Whisky y cigarrillos esperando consumirme como el tabaco que entra lentamente hasta mi corazón.
Porque soy un mal mentiroso, pero un perfecto amante, uno que pierde lo único especial que tiene cuando le piden no amar, no sentir... No luchar... Rendirse.
Como hizo con cada persona que le importaba... Quienes terminaron por irse...
Y con el miedo de cometer el mismo error...
Mientras deliro tu memoria con lagrimas, humo y gasolina irlandesa solo me queda ver a aquel azulejo convertido en cuervo quien viene a visitar mi ventana a media noche, a quien miro llorar y cantarme canciones que quise susurrarte al sonreír...
Ese cuervo quien ve mis pecados y lee mi alma, siempre que me oye llorando y abrazado por la soledad me pide que me una a él... Qué vuele por la eternidad vestido de negro con la libertad verdadera y no la trampa humana...
Supongo que nosotros tenemos lo que nos merecemos, aunque eso conlleve caer a lo más bajo de nosotros mismos y ver como el resto celebra en la superficie...
Nadie te oye llorar,
A nadie le importa verte llorar,
Acostúmbrate a llorar,
Pronto te cansarás de llorar, beber y escribir, y ese rayo de fe optimista del mañana morirá contigo...
Mientras anhelas y extrañas el pasado e intentas huir del futuro... De la incertesa, del posible vació que ya tanto se ha presentado en ti. El presente, ¿Un regalo? ¿O una tortura constante?
Todo lo que deseas es un poco del brillo del sol... Mientras la noche es eterna, el cansancio prolongado, el insomnio también... El whisky nunca se acaba, tu mano no deja de darte de beber, tus lagrimas de escaparse y tu cigarrillo es infinito...
Todo lo que deseas es que el cuervo se vaya... Qué vuelva tu azulejo, quien te susurraba poemas por la noche y te hacia llorar de la alegria y de la ternura, con quien dormías abrazado y caliente por la noche, y no frío con el abrazo de la soledad y sus besos en tu cuello...
Delirios que hacen que mi estomago se retortije y me hagan sentir ebrio... Mientras escuchas las voces pidiendo huir de esa cárcel, mientras tu cabeza arde en llamas y tus pulmones se llenan de punzadas...
Así se siente la soledad, y estoy arrepentido... ¿Qué me queda? Recordarme esos mensajes tan claros como el día, pero que en la noche no puedes entender igual...
Dios mio, por favor, quiero redimirme de esto...
Me he convertido en lo que siempre he temido, repitiéndome que soy mucho más que un alma fantasma, mientras me recuerdas que me miento y solo soy una bestia enjaulada.
Andresmb02 de julio de 2020

Más de Andresmb