TusTextos

Querida Muerte.

Desaparecer... Supongo que es lo que necesito,
desde el cielo todo es más bonito,
irme a las estrellas y reunirme contigo otra vez,
como todas las noches... Como ayer...

Dame la mano y huye conmigo a marte,
de todas formas, nadie vendrá a buscarme,
donde todo sea mas callado y solitario,
para los dos, sin más en este escenario,
que tu y yo, bailando en la oscuridad a diario.

Dejemos la tierra y de esta gente tan mierda
que nos quieren desolar, y colgarnos de una cuerda,
Solo vamonos a otro mundo a olvidar nuestros problemas,
que no hayan más acompañantes que nuestros poemas.

Contemplemos juntos las constelaciones,
cumplamos juntos nuestras vagas ilusiones,
toma mi mano, acompáñame a huir,
con tu fino vestido negro, vamonos de aquí...

Aquí llueve sin parar con el cielo oscuro,
brilla el sol, aunque al firmamento le parece doler,
no se puede continuar aquí, no hay nada seguro...
Ni siquiera si volverá a brillar el sol otra vez.

Hace mucho tiempo que hay rayos y truenos,
las negras nubes no quieren ceder,
¿Cómo continuar? Cuando todo es incierto.
No creo que brille el sol otra vez.

el cielo está oscuro y la lluvia sigue...
y cuando acabe, el cielo será gris,
el viento de la soledad me perseguirá,
solo me queda irme, porque nada cambia aquí.

En este sucio mundo que he perdido,
seguir adelante, mirar atrás, nada tiene sentido,
ni las ilusiones, ni aspiraciones, el corazón partido,
sin conocer nada de lo que algún día creí haber conocido,
a esta mierda de realidad me he sometido,
porque más nadie sabe lo que es vivir sufrido.

Querida muerte, dime si tu eres para mí...
O si soy para ti, o tú lo fuiste para mí,
Porque sabes que me hiciste y haces sentir,
Y aunque me atormente, ya decidí,
que te amo a ti, a ti, y solamente a ti.

Todo el tiempo pienso en ti, en el brillo del sol, en un rincón del cielo,
en el frescor del mar, tus pechos desnudos, la vainilla de tu cuello,
tus gemidos misericordiosos, mis miedos realizados, tus besos falsos,
mis sentimientos demasiado verdaderos,
Solo para revivir, derretirme y morirme una vez más con tus ojos negros...

Muéstrame tus ojos, déjame ver que hay en ti
No quiero verte mal, ni bien, quiero verte como eres,
Quiero ver tus ojos de miel al despertar,
Lo cierto es que no tengo nada más que perder,

No importa que ese inseguro niño,
él ahora solo quiere contigo,
Si quieres yo te sirvo...
Aunque yo ya no sea el mismo...

Como un hombro para llorar,
una cara para sonreír,
alguien única que creí encontrar...
Cuyos recuerdos me hacen llorar después de reír.

Me arrepiento y me enorgullezco,
de ese beso que te di,
te condeno, lloro y luego te agradezco,
tu luz blanca y azul se ha vuelto gris...

Querida muerte, gracias por ser mi amiga,
aún me gustas... Pero no lo digas,
eso mismo me dijeron mis compillas
"Ella se fue con ese chaval clavada"
"Lo que tú hagas no sirve de nada"
Me agarraron de bajada,
Y me empine en el tequila...

¿Qué pasaría si yo ahora mismo te besara?
No me comeré tu boca, sinó tu cachetada,
no se que es cierto y que no, solo tengo miedo,
y la verdad no me importa un bledo...

Me motivé y viví engañado por esa estrella,
porque no hay amada más bella,
y aunque sea todo mentira, no me la pela
luché y aposté, morí y perdí por ella...

Aunque no te culpo, hay veces en que ni siquiera yo me entiendo,
porque quiero que sigamos llenándonos la vida de recuerdos,
quiero que me digas que me quieres y que me vas a extrañar...
Pero que no me mires a los ojos, que me vas a hacer llorar...
Que me digas que esa no fue la última vez que te puede abrazar...
Pero si la ultima vez que mi corazón hiciste decepcionar...
Quisiera que todo fuera mentira... Y de chingadazo despertar.

Un día pasa, y una vez más...
En tus brazos yo me quiero volver a acurrucar,
segundo día que pasa...
En tus brazos yo me quiero acurrucar...
Ojalá cansarme de delirar pronto...
O me lleves contigo y me des mi final feliz.
No me importa que sea feliz, pero un final...

Dime si quieres estar conmigo o si mejor me voy,
tus ojo me dijeron sí me quieres pero tus acciones y palabras no...
Y sabes que haría cualquier cosa por ti, pero dices que no.
No eres directa... La indiferencia me está cansando, se concreta, por favor...
Durante la noche, mientras las estrellas hablen yo pienso en ti mi amor.

¿Que me hiciste? De mi cabeza no sales...
Y no lo digo por problemas mentales,
si me dices para ti que soy, no dudaré en hacerte tan feliz,
porque eres tan especial para mí...

Dime también, ¿Por qué me haces sufrir?
Yo te olvidaré solo si me lo llegas a pedir,
Soy inseguro cuando dices que me quieres porque creo que no,
Como bebé caigo pero sí redondito en tu trampa amor,

Dime si tú me quieres... Por favor...
Porque sufro y he empeorado por tu amor,
Y en la noche, mientras las estrellas salen,
Yo pienso en ti, mi amor...
En qué me hiciste, de mi cabeza no sales,
Y no lo digo por términos generales,

Dime por favor, para ti, quién soy...
No tardaré en hacerte tan feliz,
eres especial para mí...
Dime ¿por qué me haces sufrir?
Sabiendo que yo mi corazón a ti te abrí...

No te vayas... Llévame contigo...
Déjame ser tu amante, o de nuevo tu amigo,
no me hagas sufrir más, yo no soy tu enemigo...
Dime qué hice para merecer este castigo...

¿Porqué te vas? Mis sueños contigo no he llegado a realizar,
dime porqué interrumpir esto cuando apenas iba a empezar,
porque para este texto, hasta mi madre me partí, espero la puedas aprovechar,
porque no hay nada que me ponga más feliz que tu boca me volviese a hablar...

Los mismos labios que un día juré amar...
Los mismos que hoy no puedo olvidar,
que tanto me duelen y me gusta recordar,
no se que hice mal, solo a tí te quería agradar.

¿Cuánto tiempo soñé con verte cara a cara?
¿Cuánto tiempo tuvimos que ver pasar, para que esto al final pasara?
Y esa noche, en el techo de esa misma casa,
tu mano hirviendo bajo las estrellas que veían lo que se nos antojara...

Viéndome en tus ojos y sabiendo que te ibas a ir,
nadie nos podía arruinar ni a ti, ni a mí...
Yo sé que te tengo por pena, y no te tengo cerca de mí,
siento que algo falta y eso que me falta eres tú,
daría cualquier cosa por volver a verte sonreír,
pero aquí de frente y verte enfrente con el cielo azul,
y nuestros deseos y sueños por cumplir...

Dame de tu vida y de tu tiempo...
Dame lo suficiente para ver,
dentro de tus ojos, tu alma en el momento,
que seas testigo de mi renacer...

Dame vida de nuevo y dame aliento,
que yo ya perdí la realidad y el conocimiento,
sólo quédate conmigo un momento,
hasta evaporarnos en el viento...

No hay motivos para decirnos adiós tan pronto,
sigo agonizante, mi amor, pero no soy tonto,
si tú quisieras, esta misma noche,
abandoname sin remordimiento o reproche...
Yo ya no me puedo enamorar como lo hice a medianoche.

Dame de tu confianza... De tu cariño verdadero,
que siempre te he querido conocer,
déjame sentir el suave movimiento,
de tu cuerpo al bailar un tango lento,
por la eterna y fría noche hasta el amanecer...

El momento crucial ha llegado, es tu decisión,
ahora, todo está en tus muertas manos, la capacidad de acción,
el futuro de una divinidad que creó vida con un poeta con suerte,
o el futuro de un desgraciado engañado que se lo llevó la muerte.
Andresmb11 de agosto de 2020

1 Recomendaciones

Más de Andresmb