TusTextos.com

Sobre El Amor, Volumen I.v.

Hay una pregunta que me resuena todos los días...
Me mantiene ocupado, no me angustia, pero me frustra no saber la respuesta...
¿Quién soy en realidad?
¿Qué si para unos soy un Dios que les ha enseñado el camino a superar sus errores y salir de sus vacíos?
¿Qué si soy un santo que sana las heridas de quienes más lo necesitan y les enseña otra forma de ver las cosas?
No soy ni Dios, ni un santo.
¿Qué si soy diabólico, y capaz de destruir emocionalmente a alguien mirándole a los ojos y sabiendo sus mayores miedos?
¿Qué si soy Lucifer en persona por mentir, y manipular a mi gusto para conseguir lo que deseo?
La gente que me conoce bien suele decir que soy un santo...
Yo solo quiero la verdad de todo... Y se que la busco en los lugares incorrectos... Incluido en mi mismo.
Yo quiero verdaderas historias de amor, trágicas, comedias, pasionales, intensas... No más blasfemias ni creyentes a tiempo parcial...
Fanáticos... Por vivir... Al fin y al cabo el fanatismo es la forma más pura y más diabólica de amar...
¿Me dejo llevar por mis miedos? ¿Por mi inseguridad?
¿O es que me amo a mi mismo incluso más que al propio Dios? ¿Solo creo en mi mismo? ¿Acaso soy yo el señor omnipotente?
Solo sé que cada día que pasa, me sorprendo a mi mismo...
Hablando de Dios...
¿Porqué estas callado justamente ahora... que más te necesito?
Entiendo que la gente que me importa se calle, me deje abandonado como un perro cuando requiero su ayuda, su calor, su sinceridad... Su aprecio.
Pero, ¿Tu? Quién me hizo promesas de fidelidad, de amor eterno y verdadero, con ilusiones y deseos a cambio de humillación y sinceridad en privado...
Te averguenzas que sea tu hijo, ¿es así? Del mismo modo que la escoria que tengo por "amigos" se averguenzan que yo lo sea, y mis supuestos amores tienen miedo de serlo...
Dios es más humano de lo que creía...
Así no se puede creer en Dios... Ni en la gente de este mundo.
Por mucho que rece, a todas horas y en todos lados, no podré ni oirle ni escucharle... Porqué no veo a mi madre, ni a mi padre, ni a mis amigos... Ni a mi amor...
Te miras al espejo y te preguntas ¿Qué estas viendo? ¿Tus lagrimas caer por tus ojeras? ¿Un hombre devastado en medio de una falsa felicidad que este pudrido mundo disfruta? ¿La decadencia del ser humano? ¿A Dios en tus ojos? ¿La prueba de su existencia?
"Es más importante creer en uno mismo que en Dios", una frase que me he encontrado en todos lados, pero, ¿Cómo poder llegar a eso cuando no puedes creer en ninguno de ellos?
"Amarás a tu projimo como a tí mismo", pero, el projimo no te ama...
Es más, te quiere lejos.
Te tiene pena, por eso aparece en momentos duros solo para intentar levantarte el animo dos ligeros segundos, pero cuando tenga la oportunidad de irse definitivamente de tu vida, lo hará... Porque todos son iguales y nadie me termina demostrando lo contrario...
No solamente no puedes amar al projimo como a tí mismo porque no se lo merezca, tambien porque yo no lo merezco... Ni mi amor, ni el tuyo, por eso ninguno de nosotros lo hace...
Lo cierto es que me aterra pensar que soy para este mundo... ¿Qué hice para merecer esto?
Pero lo que quiero ser para ustedes es lo unico que me consuela... Para ustedes simplemente soy un escritor melancolico, un romantico exagerado, un monstruo, un amigo, Dios y/o Satanas.
Pero yo solo quiero ser un hermano...
Uno que tiene un gran problema, uno que ha evitado y ha reflexionado de
multiples formas a lo largo de toda su vida...
He hablado, sufrido, llorado, odiado, reflexionado, y escrito del mismo problema que es la causa central de mi disconformidad emocional y existencial... Es el amor. Al fin y al cabo, se supone que Dios es amor tambien...
Podréis decir que yo me quejo por la soledad que tanto me abruma... Auscencia de amor.
Podréis decir que me quejo de la ira contenida a ciertos abandonos a lo largo de mi vida... Para odiar se debió haber amado.
Podréis decir que tengo dudas existenciales... Porqué no se que sentido tiene existir sin amor o sin sentirlo.
Podréis decir que extraño demasiado a ciertas personas... Porqué las amo.
Podréis recordarme todos los problemas que tengo, y yo os recordaré que todas son histerias sobre el amor... Distorsiones de la habilidad de amar...
Entonces, la pregunta es; ¿Cómo debemos amar? ¿Fanatismo? ¿Eso es demasiado? ¿Pasotismo? ¿O eso es demasiado poco? ¿Con ternura? ¿Sin pasion?
Se supone que la pasión es el enemigo eterno de la humildad, una humildad sencilla, es justa, y es necesaria... ¿Vale la pena el amor apasionado entonces?
Todo varia y depende segun las circunstancias, pero, que no os engañen, la persona es parte de la circunstancia... Aunque todos sean la misma mierda, sois mierdas distintas y diferentes, cuyo amor está determinado no solamente por vosotros, sinó tambien por la otra persona, el tiempo y el espacio...
El amor es una abstración, como la inteligencia, o la felicidad...
Y cada vez que mi cordura está nublada por las ardientes pasiones que me consumen confundo al amor por algo peligroso, por algo escandaloso, transformo lo bello en muerto... La flor de vainilla en un desecho toxico...
Y lo que empieza siendo una encrucijada para buscar lo mejor para nosotros, lentamente nos mata a los dos...
La unica salida es acabar con las pasiones que me tienen esclavo... Y remplazarlas por ternura, por humildad... Es dificil, y duro, y lo estoy haciendo de poco a poco, lentamente a pasos agigantados mientras a nadie le importa... Mientras tu no me ves...
Talvez no pueda expresar más la fé que tengo por tí, por miedo a presionarte demasiado... Pero solo me queda expresarte mi ternura... Es mi esperanza y ambición...
Pero dime, mi amor... ¿Qué es más hermoso? ¿El amor perdido? ¿O el amor encontrado?
Sé que te parece ironico, burlezco, patetico, preocupante o incluso gracioso mi percepción sobre el amor, porqué se que aveces puede ser absurdo e/o ingenuo lo que creo por tal.
Y es cierto que preguntarme estas cosas me socavan y me abruman... Nadie existe sin amor, por mucho que se sienta desamparado de tal...
¿Perder o ganar? Mientras la gente simple que aparece y se va de mi vida... ¿Ellos pierden? ¿O ganan? No sé si algún día lo sabré... Al fin y al cabo un huerfano no tiene forma de saber, ni de amar... Porqué le faltó tener un primer amor verdadero, un santo padre que esté allí, esa es la fuente de su problema...
Me acuerdo de mi reciente oportunidad de amar, cuando mi amada me miro, y con una dulce y gentil sonrisa se abrió de piernas ... Tuve miedo de acercarme o hacer algo que no te gustase... Esa es una perdida... No solamente de tu deseo, sinó tambien del poco tiempo del cual se remonta esto que tenemos... Al ser una perdida, desde entonces no puedo parar de preguntartme ¿Dónde estás? ¿Dónde has ido...? ¿Y tú? Mi querida claridad en medio de mi alma... ¿Has perdido? ¿O has encontrado? No lo sé... Y nunca lo sabré, aunque yo desee siempre la verdad, hay cosas que simplemente nunca podré llegar a tener... Como respuestas, o tu amor de verdad... Por quien soy y no por lo que soy... Y no tengo respuestas a nada... Pero me gusta pensar que gustamente por eso, tenemos que encontrar... Yo te encontré... ¿Me has econtrado a mí? ¿O sigo perdido entre tus ojos, tus labios, tu pecho y tus piernas?
Porque todos somos culpables de la muerte y de la destrucción... Pero al mismo tiempo, podemos ser culpables del amor y la paz...
Y yo te amo... ¿Me amarás tú?
Andresmb03 de julio de 2020

Más de Andresmb