TusTextos.com

Viaje

"El amor llega cuando menos te lo esperas de como menos te lo esperas" - Dicho popular.

Yo era un lamento esperando ser ceniza. Un día decidí hacerle caso a la brisa, a irme resbalando quitándote la camisa, no convencido por nadie más que por tu propia sonrisa.

No te haré más textos que no leas, ni mas audios que nunca escuches,
Lo que has aprendido de mí es siempre lo que viste, no lo que te enseñé ...
Y mientras más pasa el tiempo nos contradecimos con el tiempo, ese que no nos mueve, pero con quien nosotros nos movemos...

Tengo todas las ganas de vivir, cruzar, y tus labios y tu frío pecho desnudo volver a tocar, y que mi boca nunca se paré, y que las turbinas de mi helicóptero que me llevaron a lo alto de mis deseos no me fallen. Aunque no tenga todo controlado, ni mis inseguridades resueltas, "solo tengo una sonrisa y me queda una devuelta"...

Sabes que yo confio en el destino, y en lo divino, no en la iglesia, pero mucho más en tu mirada y en el sol que me pone tu rostro al mirarme, recordándome que yo soy la vida que ya tengo y vos la vida que me falta, deseando que agarres tus maletas, tus bultos, tu ropa, tus juguetes y tu cepillo de dientes y te animes a estar conmigo, y darle la vuelta al mundo en una o dos noches.

Darle la vuelta al mundo de la mano, cambiándolo por completo, cambiando los estudios, exámenes y el aburrido trabajo de oficina, por playa, montañas y huertos con molinos de harina, deseando que escapes de tu rutina para planificar este gran viaje, que cambies el suelo donde vives por nuestro paisaje...

Y me iré detrás de tí, persiguiendo mi instinto, buscando un cambio verdadero con la chica que me hizo caminar distinto, deseando escaparme a la constelación más cercana, tu boca como mi oxigeno, tus ojos como mi ventana. Recorrer los 7 mares en un mismo día y por la noche llegar a lo mas alto de tus nalgas frías, como quien está al tope de la sierra abrazado con las nubes, para sumergirse bajo tu falda y ver como las burbujas suben en formas de gemidos...

Mientras sigo esperando a mi capitana, subordinada, marinera y compañera de tripulación, solo me queda inyectarme poesía y deseos en las venas, desde el brazo y el cuello, beber hasta que los días pasen, cerrar los ojos y sentir como una desgraciada e inevitable batalla ocurre en mi interior, la angustia, la inseguridad, el miedo, mis peores enemigos contra mí mismo, un ejercito que lucha desde mi estomago, otro desde mis intestinos, uno protege el corazón, el otro intenta destruirlo.

Pero ya se sabe esa historia, la del miedo a no ser importante... Que me gana las batallas y la unica persona que sabe destruir ese miedo eres tú, y cuando estoy en combate me da miedo incomodarte para que me ayudes, me da miedo ser demasiado debil para tí...

Solo me queda combatirme a mi mismo con el arma secreta, el amor por tí, quien es una fiera salvaje que va siguiendo el rastro de mis lamentos, anidando en mis momentos dolorosos y va de caza cuando puedo estar contigo, cuando puedo oir tu voz, cuando puedo leer un mensaje tuyo, cuando puedo verte el rostro a través del espejo virtual, o a través de mis propios ojos, cuando escucho tus "te amo" sinceros.

Se alimenta con el deseo y succionando tus labios y masajeando los alrededores de tus costillas, mientras caes suave como la nieve... Primero calienta, lentamente se enfría y allí es cuando empieza a doler...

Solo me queda asincerarme, y de rodillas y lagrimas pedirte; que me regales tu corazón, que me dejes entrar a ese lugar donde nacen las flores, donde nació mi amor ... Que me confies tus labios rotos, los quiero arreglar, besar y cuidar, con todo mi ser.
No importa en entorno, las circunstancias, el tiempo ... Solo que te amo...
Que mojas el desierto que tengo de alma con tu tierna, dulce y suave voz, con tu mano en mi mano, por la eternidad...

Amor mío, si estoy al pendiente del caminar de tus piernas, si estoy hundido en las ganas de querer estar ente tu cadera, es porqué supe que ese era el cielo, pero lo siento como un amor fugado, con el gran miedo de que me tomes, me bebas, me exprimas y me dejes a un lado, que te vayas a otro cielo y que regreses cual colibrí. El inevitable miedo que sean labios compartidos, y no especiales para mí... Amigos con derecho y sin derecho de tenerte... Esperando, moribundo, hambriento y paciente el pedazo que me toca de tí.

Entre relámpagos de alcohol y tabaco y las múltiples de voces en mi cabeza que lloran desde que se va hasta que se pone el sol, con mi boca torturada, mientras te desnudas angelada y con mi miedo a que te vayas...

Pero, te amo con toda mi fe desmedida, te amo aunque estes compartida, tus labios tienen el control y tu tendrás mi control...

Por favor, que vuelta tu boca, la que provoca que caiga de tus labios, por tu cien, bajando por el cuello, tu pecho, tu entrepierna y hasta tus pies.
Por favor, viaja conmigo...
Andresmb30 de junio de 2020

Más de Andresmb