Nada.

Ya no se escribir como solía hacerlo antes. No se exponer lo que siento en este espacioso trozo de papel en blanco. En blanco como mi mente. Quizá porque ya no tengo nada que poder poner, quizá porque ya no siento nada que se pueda contar. Después de tantas subidas y bajadas, tantos momentos de esperanza acabados en desesperación, he acabado por dejar de pensar en que las cosas pueden cambiar y me he acomodado a no luchar por nada ni por nadie. Simplemente sigo, hacia adelante, sin ninguna meta y solo porque no puedo hacer otra cosa que vivir sin si quiera hacerlo de verdad.

03 / marzo / 2017

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Andriel

Etiquetas:

nada vida rendirse cambio blanco seguir desesperacion