TusTextos

Tiempo

Volver atrás.
Vencer al tiempo.
Parar porque
no
tengo
tiempo.
Tenerte de nuevo.
Tenerme de nuevo.
Vendería mi alma,
empezaría de cero.

Qué pena la mía
Querer a algo ya muerto.
Qué pena la mía
No poder volver atrás en el tiempo.
Lo cierto es que,
todo quema.
Todo duele
y
todo
aprieta.
Aparentas e intentas
pero el fracaso es evidente
cuando al sonreír
aprietas los dientes.

¡Pare el tren!
Que me olvidé donde iba,
con tanta charlatanería y alguna copa de más...
Vi la parada pasar y ahora no sé dónde está!
¿Dónde me lleva con tanta prisa?
¿No ve que perdí mi fin?
¡No sé qué hago aquí!
Cada vez que avanza,
algo mata dentro de mí
y es que ya casi no tengo alas.
¿Dónde las perdí?
¡Hay mil pedazos por allí donde fui!
Algunos olvidados, otros tirados,
algunos se los quedaron,
otros me los robaron,
otros regalados fueron masacrados.
Qué quiere que le haga,
si es amor el que me llama.
Qué quiere que le haga
si en cada arcada
se refleja mi alma.

Soy egoísta sí,
pero es que
el amor me llama para reírse de mi.
¡Estoy cansada!
¿Qué es esto de llegar,
cansada,
arrastrada,
atada, derrotada,
y hallar allí nada?
¿Es que tengo que nadar
entre lo putrefacto de todo este acto
atroz y romper mi voz para demostrar
que de verdad quiero amor?
¡Basta de juegos hirientes!
¿Es qué no ve que no puedo ir más a contracorriente?
Por favor,
alce más la voz,
con tanto ruido
no puedo oírlo...
¡Lo sé,
lo sé!
¡No puedo ser así otra vez!
¿Quién quiere a una niña rota?
Lo entendí lo sé,
el amor es así,
¡no insistiré!
Engulliré mis problemas,
y alimentaré al pájaro de mis entrañas,
¡como relatan aquellos poetas!
No los contaré.
Pero déjeme
Abrazar otra vez
Al ser que tiene la mayor parte de mis alas.
Lo enterré
¡y con él sepulté mi destino!
No hice bien lo sé,
¡pero de verdad que lo amé!
Fue el tren
tan rápido,
tan voraz,
tan insultante,
que no me dio tiempo ni a pestañear.
¡Añoro aquél animal!
Por favor,
así no puedo continuar.

¿Es que el amor es así,
cruel,
disfrazado de un ángel hermoso,
cuando en realidad esconde
un oscuro parecer?
¡Me destruí!
¿Entiende mi vacío?
¡Llevo años en el precipicio y es él
quien me apunta con su flecha!
"Si saltas,
hallarás mi promesa,
te enamorarás
y vivirás feliz envuelta de fragancias frescas".

¡Una mierda!
Salté tantas veces,
y la gravedad respondió tantas otras.
¡Cada vez más dura,
como una madre enseñando a su criatura!
"No debes hacerlo más te dice el suelo"
¡Pero luego viene el capullo con la flecha
y te hace creer qué puedes con ello!
Tropecé más de dos veces en la misma piedra
y no sabe la cantidad de sangre
que he perdido por ella.

No sé qué hago en este tren,
se lo prometo,
pero por favor,
sáqueme de este dolor.
No hay tiempo.
No hay tiempo.
Y quiero el anterior.
Se agotó como mi luz.
El faro caído.
El mar oscuro.
Curarse con el agua salada
siempre ha sido absurdo.
Escuece,
la herida habla.

Pare el tren,
se lo ruego.
No habla mi ego
¡se lo prometo!
Habla el alma atada,
asustada,
perdida que,
sin entender nada,
sigue sentada en este vagón,
donde el paisaje ya se desvaneció.
¡Venció el miedo,
venció el tiempo!
Pare,
se lo ruego,
que este corazón ya no entiende su juego.
Anna2201 de diciembre de 2020

1 Recomendaciones

2 Comentarios

  • Regina

    Magnífico!!!, me dejas sin palabras. Un auténtico placer leerte Anna22.
    Saludos cordiales.

    02/12/20 08:12

  • Clopezn

    Frenético, dramático, angustioso... en su devenir pasado y presente pidiendo al tiempo que se acabe ese tiempo futuro.
    Un saludo cordial.

    13/12/20 01:12

Más de Anna22