TusTextos.com

Un Despertar

Me desperté de manera repentina, como una resurrección; aunque no estaba dormido. Para mi sorpresa, seguía vivo.
Aturdido, me levante de un colchón mojado. Con escasas fuerzas me acerque a lo que alguna vez fue un espejo, ahora solo un pedazo de vidrio mugriento y rajado. En el reflejo contemple como cinco años de llenarme de sustancias oscuras y toxicas habían pasado. La barba me llegaba al pecho, mis manos deterioradas por incontables quemaduras que sufrieron, mis pupilas dilatadas y mis piernas tan delgadas y débiles que apenas podía mantenerme de pie. Una mirada que ardía con
un rojo intenso de un completo desconocido me observaba. ¿Era yo? Tan próximo a la muerte, y aun así tan renacido.

Sentía como mi corazón seguía insistiendo, sin rendirse, vivo pero débil. Cinco años habían pasado, sin ver a mis padres, mi familia y mis amigos.
Hace cinco años conocí a mi nueva amiga, la que me prometía vida eterna y gloriosa, llena de euforia y alegrías. Comenzaba a atraparme en sus juegos que solo me hacían reír a mi y no al resto. Y yo cada vez me escapaba más, y cada vez me encerraba más en una prisión. Viajaba a mis paraísos, donde era otro, donde era mejor. Pero cuando volvía a ser yo, sin estar bajo control, sentía un vacío que solo podía llenarlo ella.

En el principio, la luna de miel, viajaba solo en las noches, y no dormía. Y pronto esas noches se convirtieron en días, y esos días en meses y esos meses en años. Años de desvelo, sin hambre, sin esperanza, sin humor, sin fuerza, consumido pero acompañado por Ella.
Me fui cortando las alas, para ver hasta donde llegaba. Gastando mi tiempo, buscando un sentido. Intentando abrazar la oscuridad para encontrar mi luz. Oscureciendo, perdiendo mi apariencia y escondiendo mi alma bajo sustancias podridas. Y me convertí en mi propio enemigo, mi asesino.


Mi adversario me ayudo a deshacerme de mi otro yo para volver a ser. Comprendí que en la vida hay que pasar por grandes tormentas para llegar al otro lado y conectar nuevamente con el sol. Así como fui mi veneno y mi asesino, ahora soy mi cura y salvador.
03 de enero de 2017

1 Comentarios

  • Insole

    Al leerlo solo puedo pensar en RENACER!! Son palabras fuertes pero que transmiten muchísimo... Animo!!

    03/01/17 05:01

Más de Anonimajp