TusTextos.com

Insomnio

No puedo dormir. Intento leer los Escritos de Antonio Gramsci sobre el Risorgimiento. Me queda aquello de que el termino intelectual viene de clérigo. Pienso en su carga oscura y en su reproducción laica al campo de la academia y la política Quiero dormir. Cuando lo intento una serie de imágenes se apoderaron de mi pensamiento. Corría, no recuerdo como iba vestido, si iba vestido o estaba, si tenia cabello, si tenia barba o era un simple reflejo de alguien en tensión corriendo hacia algún lado, como huyendo de cuerpos que me son cercanos y extraños a la vez. Sudaba y flexionaba mis piernas, me agotaba en la carrera. Un incendio sucede de fondo. Pero yo no evado el incendio busco ir hacia el y quienes me persiguen alejarme. De golpe siento en mi vientre el ardor de un sexo de mujer me sacudo con espasmos como si me estuvieran penetrando, gimoteo. Me abrazo fuerte al cuerpo de mi novio para encontrar una respuesta. El esta dormido.
Me levanto a tomar te y fumar marihuana. Me siento a escuchar opera. Me gusta saltar de aria en aria. De repente suena una sublime catarata de dolor y ansia de libertad, es posterior al primero de mayo así que es apropiado, es el coro de esclavos del Nabucco de Giusepe Verdi; el corazón se me estremece. Brotan lagrimas y calor en mis mejillas. Salto a Mozart siento el odio, la furia y el dolor de la muerte con la Reina de la Noche. Pero cuando llego a Carmen interpretando La habanera y la veo refrescar su cuerpo en agua y sentenciar que el amor es un pequeño gitanillo que huye de la ley, me desarmo, siento una llamarada de pasión que me desborda, me transporto a sus fibras mas intimas, soy sus nervios y su deseo.
Son las 5:50 am y el amanecer no aclara. Me paso a Nina Hagen (no me canso de pedírselo meame en la boca Nina y decime putito). Me pregunto si Gramsci en la cárcel milanesa de San Vittore se habrá permitido dudar de aquello que lo hacia irreductible. Si temió a la muerte o al fin del amor o pensado en el suicido en lo mas oscuro de su derrota. Escribir para vencer a la derrota, reflexionarla, reconocerla en toda su dimensión Escribir para vencer a la muerte. El arte vence a la muerte y la revolución es arte, el trabajo humano es arte puro banalizado por los que ven todo como mercancía.
Quiero entregarme los brazos de un muchacho que me cante como Leonard Cohen, I’m your Man:
Si quieres un amante
Voy a hacer cualquier cosa que me pidas
Y si quieres otro tipo de amor
Yo soy tu hombre
(…)
Y me gustaría caer a tus pies
Y me gustaría gritar a tu belleza
Como un perro en celo
Y me arrastraria a tu corazón
Y me desgarraria en tu sabana
Yo diría que por favor, por favor
Yo soy tu hombre
Intento ir a dormir. Buenos días.
Ateo02 de mayo de 2013
Archivado en:
relato

6 Comentarios

  • Polaris

    Cuando leo cosas como las que acabo de leer, me indican que el genero humano todavía sobrevive, y todavía alguien sigue siendo humano y no borrego de una manada.
    Comparto contigo la lectura por Antonio Gramsci, y el gusto por Nina Hagen, pero personalmente prefiero a Yoy division, en estos casos, cada uno tiene sus propias experiencias vitales.

    Te agrego, es una suerte que haya gente como tú, en esta pagina.

    Un saludo.

    Pol.

    03/05/13 12:05

  • Polaris

    03/05/13 12:05

  • Polaris


    03/05/13 12:05

  • Polaris




    La han reformado, ha perdido el encanto que tenia.

    03/05/13 01:05

  • Ennimaje

    Pretencioso, falta ortografía y puntuación, dificultad en la conjugación y consistencia en los tiempos. Reconozco que es positivo que admires a quienes anteponen la lectura ante la escritura, aunque al parecer no practicas lo que predicas con presunción.

    04/05/13 08:05

  • Ateo

    ennimaje, mamala. polaris gracias

    04/05/13 12:05

Más de Ateo