TusTextos.com

¿y Ahora Qué Hago?

A todos nos ha pasado alguna vez.
Es simple: tomas unos estudios, crees que te darán una oportunidad, pero pasa el tiempo y ves cómo todo se desvanece.

La reflexión es complicada: ¿qué haces cuando has emprendido unos estudios que no te gustan, y las opciones laborales son escasas o nulas?

Tengo que confesar una cosa: cuando hice el Grado Superior de Diseño Gráfico, me empeñe en que quería enfocarme en el mundo editorial, la maquetación, y las correcciones de textos. Esto puede sonar un poco raro, se supone que si haces Diseño Gráfico es porque te gusta diseñar, dibujar...grave error. Diseño Gráfico engloba más cosas, aparte de las ya conocidas. Pero en mi instituto se empeñaban en que tenías que dibujar si o si.

Recuerdo una vez que me mandaron dibujar un objeto bastante complicado. Me quede pensativa, intentando descifrar cómo dibujaría a la perfección aquel objeto.
Veía a los demás hacer líneas perfectas, maravillosas, y de repente me fijaba en mi dibujo.Líneas inconexas, manchas de borrador, el caos personificado.
Presente mi dibujo, pero las críticas no se hicieron esperar. Todo lo que había en esa hoja de papel estaba mal.

Transcurrió el tiempo. Las críticas aumentaron, y las ganas de aprender iban desapareciendo.
Mis preguntas parecían absurdas, nada de lo que hacía estaba bien. Gracias a esas compañeras que estuvieron a mi lado, que me echaron una mano cada vez que mis preguntas no agradaban a los profesores. Y que no se me olvide, gracias también a Youtube, donde aprendí más que en tres horas de clase.

Como era de esperar, la situación llegó al límite. Aún me acuerdo cuando me "invitaron" abandonar mis estudios, porque según ellos "no valía para esto". ¿Cuál fue mi respuesta ante esto? matricularme en el siguiente curso, conseguir mi título por dignidad, y no dar satisfacción a esa gente.

Al año siguiente, muchos de los profesores que tenía en el primer año, no me miraban a la cara cuando pasaban por mi lado. Pero ahí estaba, por mucho que les molestase.
Debo decir que al fin me libre de dibujar, y pude hacer algunas cosas que me gustaban más.

Otra cosa que me tocó hacer, y que creí que me iba a gustar más, era diseñar páginas web. Esto resultó un fiasco. La metodología era anticuada, y tenías que venir aprendido de casa. Pero dejando a un lado este suceso. Al fin conseguí lo que tanto ansiaba: hacer prácticas laborales en una editorial corrigiendo textos.

Los primeros días estuvieron días. El ambiente no era del todo malo, y aunque fuese una empresa pequeña al menos alguien me daba una oportunidad.

Supongo que el hecho de que estaba sin cobrar era todo un aliciente. También supongo que el hecho de mandarte a corregir cosas que ya estaban corregidas era normal (se supone que estás aprendiendo).Hasta aquí todo normal.

El hecho de saludarte como "hola becaria" y no por tu nombre,o pedir algo para hacer sin obtener respuesta, no sonaba tan bien.
Mi sueño poco a poco iba rompiéndose. Pedí explicaciones a mi tutora, pero la respuesta fue la incertidumbre.
Acabe las prácticas con un sabor agridulce.

Conseguí un título, unos estudios que me abrirían las puertas al mercado laboral (o eso pensé),y una gran decepción.
De todo se aprende en esta vida, quizás mi camino sea otro, mientras tanto voy descubriéndolo poco a poco.
Beatrix29 de julio de 2020
Archivado en:
reflexion estudios trabajo

1 Comentarios

  • Norma

    Beatrix es la historia de muchas personas pasan por esa etapa de sentir que nada sale bien pero creó que hay que seguir buscando lo que realmente lo que te haga sentir bien.un abrazó

    04/08/20 04:08

Más de Beatrix