Grasa Corporal

Publicado por Bierrodot el 07 de noviembre de 2017.
Cuando desollé a Estefanía, la dificultad saltó rápidamente para maniatar mis reflejos y habilidades con el cuchillo: la grasa y su perfume me asquearon más que su aliento en vida.

Cosa tan rara como su especial movimiento de felación acústica llena de depravación y tazas de té casi vacías. Cosa tan mágica, como su voz interdimensional viajando en limitados decibeles de oro.

Pero al terminar me senté a su lado, y con sus ojos resecos por la ausencia de párpados, le convertí la furia en poesía y mi bosquejo de hombre en música. Así, durante hora y media.

Su grasa se impregnó en mis nervios, que me hacen correr despavorido al ver al carnicero realizar su trabajo con mediana satisfacción. Voy loco, entre vuelos de paranoia, hacia la mitad de la calle, o al centro del planeta.

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Mejorana

    Impresionante, Bierrodot. Contenta de leerte.

    07/11/17 05:11

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Bierrodot