TusTextos.com

Estamos Mal Hechos

Estamos mal hechos y somos extraordinarios. Si, muy mal hechos. Nos pasamos la vida perdiendo cosas, pero gracias a ello sabemos lo que se siente cuando recuperamos algo. Nos despedimos, pero siempre con la esperanza de volvernos a encontrar. Todos hemos querido convertir un adiós en un hasta luego. No hay abrazos más fuertes que los que se dan cuando parecía que no iba a haber más abrazos. Hemos encontrado la manera de hacernos daño para después sentir el placer de curarnos. Hemos descubierto el método de herir a alguien tan profundamente que cuando nos perdonan no hay palabras que valgan. Hemos encontrado la fórmula de la calma después del caos. Sabemos pasarnos años preocupándonos por cosas que no tienen importancia para, el día que de verdad nos pasa algo grande, poder mirar atrás y decir ahora sí. Perdemos lo que tenemos, incluso a propósito, porque siempre necesitamos que alguien nos recuerde lo que de verdad queremos. Retrasamos lo que no queremos que llegue porque nos hemos convencido de que no somos capaces de hacerlo. Porque así, cuando inevitablemente llega, somos también capaces de demostrar que no éramos tan débiles. Que somos capaces de todo. Llegamos tarde porque así nos reafirmamos en la idea de que más vale tarde que nunca. Porque quien ríe último, se supone que ríe mejor. Sentimos la necesidad imperiosa de querer a alguien que no nos quiere en algún momento porque, a fin de cuentas, no hay conciencia más tranquila que la de quien lo ha puesto todo por su parte. Hacemos lo que siempre prometimos que no haríamos porque es la única manera en la que aprendemos a conocernos a nosotros mismos, a saber hasta dónde somos capaces de llegar. La tentación es un espejo en el que nos miramos y siempre nos sorprendemos. Decimos no puedo porque solamente nosotros podemos retarnos a nosotros mismos a hacer lo que nunca imaginamos que podríamos hacer. Porque nos encanta convertir ese no puedo en un lo conseguí. Somos capaces de creer en lo que no podemos ver ni tocar porque es nuestra manera particular de llenar el vacío. Le quitamos importancia al amor porque cuanto más te niegas a querer, más gente te pone la vida en el camino para que quieras. Preferimos que nos quieran a que nos necesiten, porque querer algo nos hace libres, necesitarlo nos ata de pies y manos. No hemos inventado nada mejor que darle al otro la opción de elegir. Eso nos hace automáticamente más valiosos, cuando lo más fácil sería hacernos imprescindibles. Estamos mal hechos, pero somos extraordinarios. Somos extraordinarios precisamente por eso.


BlackRose
Blackrosexxiii04 de marzo de 2020

Lo recomiendan

4 Comentarios

  • Luisjose

    Blackrose!!! cuanto mas te niegas a querer, mas gente te pone la vida en tu camino ... sin duda ello es muy cierto, y doloroso. Pero cuando a veces quieres mucho, te desprecian ... no valoran tus sentimientos. Me identifico con tus palabras_!!! Saludos!!!

    Luisjo

    07/03/20 09:03

  • Blackrosexxiii

    Hola, Luisjose. Cuantas más personas te decepciones, mira el lado positivo. Las personas que se quedan de verdad les vas a querer de una manera sincera y real. Tienes que conocer bien, con quien abrirte y con quien no. Igualmente un saludo.

    08/03/20 07:03

  • Oliviaferrer

    Me ha gustado muchísimo. Hacía tiempo que no leía en la página pero creo recordar unos textos tuyos algo pesimistas y tristes, y este texto me ha hecho sentir esperanzada. Aunque tengo que decir que envidio algunas cosa si realmente tú las has conseguido. Por ejemplo, cuando dices que cuando decimos que somos incapaces de hacer algo es porque cuando lo conseguimos nos sentimos muy fuertes. Pero yo pienso que si realmente no lo consigues o no te sientes de verdad capaz de lograrlo, el sentimiento de fracaso es enorme. Entonces no sé... Pero bueno, sea como sea, tu texto sí es extraordinario y positivo, así que felicidades :-)

    10/03/20 06:03

  • Blackrosexxiii

    Gracias por tus palabras y si, todavía tengo textos oscuros creo que muevo bien por ese mundo. Creo que lo importante no es lo que consigues, si no las personas que se quedaron y ayudaron durante el proceso. Lo mejor es rodearte de personas que te hacen bien, te quieran y sobre todo te cuiden. Creo que nadie más que uno mismo puede encontrar ese momento en el que vea que no éramos tan débiles. Y que las personas que nos rodean nos hacen fuertes.


    Psd: Hay cosas que no van a cambiar, que las personas que han dicho adios no volverán, que siempre viene bien un cambio y que no esta mal querer pero si tener cuidado a quien se quiere.

    Un fuerte abrazo.

    11/03/20 01:03

Más de Blackrosexxiii