Mentira.

Son los que aman locos,

los que odian... ni idea.

Y todos, a la de una y sin mirarnos

a los ojos,

caminaremos los cerros

donde el suelo se lamenta

y el cielo planea.

Sin que rompan los silencios

la paz de la futura muerta,

grité de rabia

o aborrezca de pena.



Eres tú,

siempre tan esbelta,

fuerza de hombres

y pura belleza.

Aliento de inmortales

y tinta muerta.

Eres tú,

porque no hay otra,

el aire que no corre

y de ayeres nace niebla.



Y así, porque así se logra,

quisiera quererte aunque

mi sueño sepa a la mazmorra,

donde mis huesos

del blanco pasen al verde

y quien un día dijo ya no diga.

Cuanta fue la suerte

y cuenta es la mentira,

que todos ocultan

y tan pocos evitan,

para cuan gorrinos,

venirnos arriba.

10 / mayo / 2018

Etiquetas:

Lo recomiendan

6 Comentarios

  • Regina

    Bién manejas las palabras, maestro, un cordial saludo, me alegra leerle.

    13/05/18 08:05

  • Buitrago

    ¿Maestro? Jajaja, no amiga Regina, aprendiz. Siempre, siempre, aprendiz.

    21/05/18 12:05

  • Remi

    Bonito poema, ¡me gusta!
    Un abrazo Antonio.

    26/05/18 08:05

  • Buitrago

    Gracias Remitente
    Un saludo

    27/05/18 06:05

  • Albasilencio

    tiene usted más razón que un santo. MAESTRO.

    02/06/18 08:06

  • Buitrago

    Lo de maestro me queda muy,muy grande, pero se agradece el ánimo.
    Yo, también te quiero ;-)

    09/06/18 02:06

Mas de Buitrago