Noche.


Tiembla la sobriedad de mis dedos
sobre la noche que me abriga,
amparado de su cuarta luna,
solo,
una pequeña vela
me ilumina,
compañera infatigable
de horas y rutina.


Se retuercen y crujen
llenos de sonidos,
silencio e incertidumbre.
Presto y atento
busco por dentro,
sentado, arrinconado,
pasa el tiempo,
sus ratos,
a un triste bolígrafo.


La calle está vacía,
siluetas sin penitencia
y sin sombra
recorren las esquinas.
Las ventanas,
difuntas,
esconden su mirada.
Tras las puertas
ahora cerradas,
reposan los secretos
que lloran historias pasadas.


Suma y sigue
bella noche mía,
pacificando de sueños, soledades,
viento anciano,
ermitaño,
baña de emociones los silencios,
compañeros de letras,
de pasos,
desnudando abrazos
que poco a poco,
son pintados sobre mis labios.



denaturalezatocapelotas.blogspot.com

01 / agosto / 2016

Etiquetas:

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Polaris

    Maravilloso como siempre, siempre es un placer y un deleite leerte.

    Pol.

    01/08/16 09:08

  • Buitrago

    Gracias poeta.

    02/08/16 09:08

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Buitrago