TusTextos.com

Fin

Abro una botella de sueños y la empiezo a vaciar, metáforas de promesas incumplidas que buscaron ser concernientes en la oscuridad de mi habitación, ya no hay café, prefiero dormir y no soñar, porque me afectan las sabanas, me afecta que no pueda ser igual. Soy un llorón, una queja sin remedio, en vez de lanzarme y cambiar, encuentro la protesta como auxilio ante el cambio, aunque digan que cambiar es bueno, para mi es arrancarme todos mis años y volver a empezar de cero.

No buscaré, solo vendrá, o no, pero esperaré, el tiempo cura heridas pero las cicatrices se montan un festín en cada corazón abierto en sentimientos. Intento lograr lo imposible, solo por el afán de que me miren aunque sea un poco, a groso modo lo que en realidad intento es mirarme a mi mismo con otros ojos. Como forma de vida la palabra, como medio para que me entiendan aunque sea un poco más adentro, es un fallo visto por personas que ya maduraron, que ya entienden que ser como soy es solo un cuento que se cuenta a los niños que todavía pueden soñar.

Si, estoy llorando, porque no entiendo, la primera vez que algo dura tanto, que un dolor no se pasa con uno o dos textos, la primera vez que no me calma un café y el cigarrillo, será porque ya tengo que madurar, ya es hora de dejar de intentar cosas que se dejaron claras. Cuando hablo de intentar, me aprieta el pecho, porque todo parece tan grande y a la vez desaparece en la nada. Acá el raro soy yo, nunca conocí la normalidad, y así estoy viviendo, y así a cada instante me siento un mártir, no porque quiera, no porque me gusta ser así, distinto de esta forma, de ver como lo que quiero no lo tengo y como lo que tengo se me rompe, de hacer un esfuerzo enorme por levantarme cada día y decir, al menos sigo vivo.

Personas pierden personas, seres queridos, yo no pasé por eso, en algún momento me tocará, pero no por eso mi angustia es menos, no por eso tengo que resignarme a que todo lo que me pasa es bonito y es un regalo. La única alegría que tengo es ver tu sonrisa, con eso me basta y sobra, pero cuando no estás... Sabes... La gente debe pensar "Está enamorado", que miedo, porque lo parece, pero no es así. Agradezco y maldigo al destino, le agradezco por haberte cruzado en mi camino, le maldigo por exactamente lo mismo. Hay días que me salvas, otras que tu sola presencia recorre las profundidades de mi cabeza, escarbando de una manera hostil, lloro pensando en el porqué, medito, me calmo, pero nada pasa.

Quiero cambiar, les juro, a todas las personas que me miran raro, que piensan que no soy normal, les juro que quiero cambiar, lo escribo temblando, cansado, agotado de acostarme y mirar al techo, de verme gordo, de verme feo, de verme bajito, con ojeras, de saber que no me miran. Ya no se como gritarlo, ya no se como hacer para anular esta depresión.

Fin, así se titula esto, así titulo el fin de lo que tengo para decir. No volveré, salvo para recordar que soy y quien era, pero paso de estar aferrado al infortunio, a la esperanza que no acude cuando más la necesito, al olvido que pasa en un suspiro, a la bomba que me explotó cuando te conocí. Paso de todo, busco pasar de tu sonrisa que hiere y me alimenta, esto siempre tuvo que haber sido... un fin.
13 de mayo de 2018

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Regina

    Uff, cafefrioenpapel, no eres eso que pones ahí, de eso estoy segura, eres un extraordinario escritor,y te leo y comprendo lo que pones, más quisiera saber que no es verdad es ficción, como buen escritor, el que te lee se mete en el papel. Saludos muy muy cordiales.

    13/05/18 08:05

Más de Cafefrioenpapel