TusTextos.com

Metamorfosis

En una cuenta regresiva que quizás no tenga sentido, en un suspiro de aquellos labios que no saben del olvido, en el susurro de una voz proponiendo nuevas ideas, me encuentro yo, viviendo, sintiendo. Ajeno a todo, tal vez más de lo que me gustaría, ajeno a no marcharme por errar de pensamiento, ajeno a no intentar y pecar por impulsivo, ajeno, tan ajeno que donde estaba, ya no me encuentro y el espejo no sabe de siluetas. Porque decimos más de lo que hacemos, porque sentimos más de lo que pensamos, porque pensamos para no estar conmovidos, porque la verdad a medias con el tiempo se vuelve un castigo.

Maldecir al minutero, el día, la fecha y sacarnos de la carne lo que nos quema en el alma. Para variar vamos variando y salir de la rutina se nos vuelve una rutina, hacemos un espacio entre las risas y amigos, pero esos pasos abren paso al pasar del pasado que oxidado nos demuestra que venimos de algún lado, el porqué vivimos, el porqué llegamos. Y vacilando entre las noches, con un broche de oro cerramos la encrucijada, porque si vinimos fue caminando los ayeres, porque si llegamos es que ya vencimos.

La desconfianza junta fieles en corazones que saben de besar la tierra y gritaron las cuerdas de una guitarra para darle forma a lo intangible. Escucharon los pintores que los lienzos son las almas, le comentaron a escritores que papeles blancos son la vida, y los músicos aprendieron que los tempos sanan cualquier herida. Ni el silencio es tan sabio, como el sabio que no se guarda en los silencios, porque del saber nacen los sabios y del silencio los olvidos.

Cuanto más unimos, más nos partimos en algún instante. El lado oscuro de la luna y un café, para matar al tiempo de preguntas que siempre quisiste hacer, para conocer la otra cara que no se deja ver. Mirar a la noche es igual a mirar al amor, porque cuanto más lo miras, mas infinito parece a cada segundo.

La alegría de una madre terminada una guerra y también el llanto de otra por lo mismo. La dualidad no conoce de contextos, y así una lluvia muestra un arcoíris. Agarramos y soltamos, nos da vida y nos mata poco a poco, una película que nos da nostalgia y al mismo tiempo nos saca una sonrisa. Si la vida fuese fácil no existiría este texto, no existirían los artistas, no existirían los sentimientos. Porque para saltar primero te agachas a tomar impulso, y para cumplir primero hay que soñar.

Hay respuestas que no tienen sus preguntas, por eso sonrío, para nunca encontrarlas.
23 de octubre de 2018

Lo recomiendan

Más de Cafefrioenpapel