TusTextos

Ángel Sin Alas.

Me senté, mire al cielo y sonreí, no hubo explicación, te imaginé sonriendo. El viento soplo, los árboles y las hojas secas sonaron, escuche tu nombre y sonreí. Pase por tu trabajo, imaginé que estabas ahí y sonreí. Escribo, el sonido de una guitarra de fondo choca con mis oídos, prendí un cigarrillo, cerré los ojos, te vi y sonreí.

Cuando pienso que todo acabó, que no hay mucho sentido, me acuerdo que existes. Alegras y le das vida a este negro corazón. No volverás, lo sé, ya no duele saberlo, porque sonríes y nada importa mas que eso. Recuérdame, me iré por un tiempo, el anden esta lleno. Siempre tendré conmigo tu voz al reír, tus besos en mi bolsillo, tu aroma en mi piel, los llevaré por si algún día freno y no recuerdo quien soy, miraré todo esto y sonreiré.

A veces es mejor dar un paso al costado, dejar que la gente suba e irse a caminar. No te olvidaré jamas, los días que te acompañaba, que te sorprendía, que me regañabas. La noche, de un beso que hizo salir el sol, donde comprendí que los ángeles no tienen alas, pero te pueden hacer volar.

No me queda mas que agradecerte, me sacaste de un túnel y me señalaste la luz, me despertaste de un sueño que ya daba por perdido. Si fuera mi último día de vida, pediría pasarlo con mi familia y contigo, decirte lo que jamas te pude decir, por miedo, por orgullo.

Unas palabras no reparan los errores de uno, pero perdóname, fui injusto. El día que te dije que te amaba, sigue guardado. Así como el tacto de tus dedos sobre mi cara, así quiero soñar, así quiero que vivas, así como te imagino, feliz. Quiero verte llorar, pero de alegría, que tu sonrisa se escriba en las poesías mas hermosas que todavía no existen, que tu risa rompa la barrera del sonido hasta llegar al cielo y que afrodita sepa que perdió. Que no tengas barreras, que tus locuras inicien una metástasis y se esparza a las almas tristes.

Se, que donde esté, el viento me traerá tu nombre, pero esta vez junto con tu risa y aroma. Me brotan lagrimas de pensarte, lagrimas y una sonrisa, porque eres el edén. Mil millones de gracias, amor que una vez fue mío, por ti conocí los colores, que las risas son el mejor sonido que se puede escuchar, que los abrazos pueden curarlo casi todo. Imagino tu mano secándome las lagrimas, diciendo que no me preocupe, que encontraré a otra persona, con mis ojos te diría que no necesito a nadie salvo al ángel, que me hizo volar aquella noche, que me hace poner nudos en la garganta cuando me habla de sorpresa, que me deleitaba con besos finos, que me abrazaba con la pasión de una amante y la ternura de una madre.

Una vez mas, gracias, por todo. Perdóname, cuidaré desde donde me encuentre de ti, este alquimista seguirá caminando, escribiendo historias que nunca encontraran el preámbulo correcto. Y como dice la canción.

"Y sé que nunca se me va a olvidar tu voz, aunque pierda la memoria"

Si te cruzo, que sea casual. Ángel sin alas.
Cafefrioenpapel04 de mayo de 2015

Más de Cafefrioenpapel