TusTextos.com

Por Eso Me Rio, por Las Dudas

La magia de la lluvia en un día soleado, el arcoíris que revela la magnitud de que tras cualquier día gris, esos donde la cabeza nos pesa y el corazón ya no quiere conocernos más, existe algo bonito. Algo así como la sonrisa que nos espera al fin de cada jornada y el abrazo que nos une un poco todas nuestras partes. El blues que tocamos en silencio, el rock and roll que nos libera, quizás un poco más cuando estamos acompañados.

Volé, tan alto que ya no te distinguía y así empecé a soñar de nuevo contigo pero sin ti. La sonrisa que volvió luego de tanta espera, hoy la tengo tatuada entre un par de canciones que escucho y las ojeras que van desapareciendo cuanto más fuerte sea la risa. Me iré, en algún tren que no conozca, con mi guitarra y algo más conmigo, quizás con las cartas que nunca te di y las iré soltando mientras más rápido vaya el tren. A estas alturas, con el viento que me pega en la cara, ya no recuerdo si me haces falta, o simplemente me hago falta, por eso me rio, por si las dudas, quién sabe cuando nos encontraremos otra vez y todo será lo que escribí en estas cartas que vuelan sobre los rieles, por eso, por las dudas de que te vuelva a ver, me rio, así como cuando nos conocimos por primera vez.

Realmente ya no escapo, puse el agua a calentar mientras miraba el cataclismo ceder ante la inmensidad de la superación propia. Te extraño en algunos versos, en algunas palabras todavía se siente tu perfume y en cada punto escucho tu voz, pero se está mejor, porque las cicatrices se empezaron a cerrar y las lágrimas solo vuelven con alguna alegría. Observé la redención del amor en una canción, donde un estadio coreaba unos pocos versos y todo se olvidaba por seis minutos.

De aquella maravilla saqué mi As para hacer un reinicio, y así todo volvió a cuando te conocí. Si me preguntaran que hacer, haría lo mismo otra vez, pero sin perder la sonrisa, sin perder el tiempo. Tal vez cambiaría mi camisa y mi corte de pelo, aunque el resto sería igual.

Aprendemos a base de errores, pero si los errores terminan siendo nuestras más grandes hazañas, aprendemos dos veces más. Créanme que hoy estoy mejor que ayer y menos que mañana, que rio sin nombre propio, más que el mío. La vida termina siendo una metáfora, está en cada uno ver como entenderla y vivirla.

Por eso me rio, por las dudas de que nos volvamos a ver.
04 de octubre de 2018

Más de Cafefrioenpapel