Señalo la Luna

Las palabras me convirtieron en lo que soy hoy, transmuto y escupo el alma en cada frase, escribo en sangre y me fluye tinta en las venas. Transformo la pena en el deseo del que siempre pelea por el amor, exista, o no, lo mantengo vivo. Resurjo en cenizas sin ser fénix, mientras muero en cada instante, me besan y me lastiman, me recuerdan cada aroma, cada sentimiento, cada abrazo que me rompió el orgullo quebrando en llanto.

Soy perfecto contando mis defectos, mis faltas de ortografía me frenan la lengua. Intenté encontrarte entre tantas silabas, me dí cuenta que mientras más te buscaba, más me perdía, no llegué a verte, no llegué a decirte todo lo que te quise decir. Decirte que me vuelvo loco si te veo, que si te acercas tengo un terremoto, que tus ojos me recuerdan a aquella vez que sentí lo hermoso de escribir de amor y explicarle al mundo que no hay absolutos, solo tus ojos y el mar. Mis textos son lo único que puedo darte, hacer tangible lo intangible en palabras, matar la duda, a la razón y que solamente hable el corazón.

Siempre encuentro la excusa perfecta, esa que me engaña y me finjo en fe. Juego con las mismas cartas marcadas, ya no tengo secretos ni azar, matar al tiempo sabiendo que se ríe en cada estocada. Encontrarte en cada esquina, escucharte en cada brisa, sentir en mis labios tu risa, cerrar los ojos y soñar con tu sonrisa, abrazar el intento que nunca se intenta.

Fumo y escribo, el humo del tabaco me conoce, sabe mis miedos, sabe mis dudas, sabe cuanto te quiero. Trazo con el dedo a la luna, garabateando tu nombre sonreí y las estrellas se apagaban, el viento me cantaba con el tono de tu voz, arrojaba lagrimas y risas, una loca cordura, una hermosa tragedia. No seré lo que buscas pero aquí estoy, intentando con improbables, tachando el nunca y escribiendo un capaz, soñando al ras de lo imposible, saltando hacia el vacío.

Me faltan adjetivos para describirte, inventar una definición más allá de lo bello, tu sonrisa, mi reflejo en tus pupilas, la terminación de tus labios, sonreír y sentir como se acercan la luna y las estrellas. Que no exista un ayer pero tampoco un mañana, que se detenga el tiempo cuando hablas, que todo me sepa a poco si te escucho reír y sentir como lo lindo de vivir está tatuado en ti.

15 / septiembre / 2017

Etiquetas:

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Remi

    Cada texto tuyo me pinta una emoción en la piel, un auténtico placer leerte

    15/09/17 08:09

  • Chay

    Sencillamente,alucinante...coincido contigo en que el humo de nuestro cigarro nos susurra nostalgia,pese a que somos apestados resignados..Real o ficticio en tu caso,no sé,es la antesala de un relato auténtico y lleno de ternura y romanticismo.Yo también querría que se detuviera mi tiempo..a tu lado.Excelente.Un saludo.

    27/09/17 03:09

Mas de Cafefrioenpapel