Viento de Cambio

Apagué la luz y encendí una vela, sumé circunstancias, el resultado no varía por más que lo intenté una vez más. Ya no se si prefiero ver tu sonrisa o verte partir, porque se que cada inicio de semana conlleva una carga mayor a la de madrugar para cumplir un horario. Se me rompe el reloj cada día que te despido, cuando nos volvemos a encontrar continúa su marcha. Estoy queriendo dejar de fumar, ya no quiero verte entre el humo, quiero verte frente a frente y decirte las mil y un cosas que me gustan sobre ti, las mil maneras que te podría hacer feliz, las mil y un noches que te abrazaría para que llores y luego sonrías.

Soy el mejor, mejor dicho, me dices que soy el mejor. Me siento un dios, capaz de chasquear dedos y convertir lagrimas en estrellas, corazones en puentes que se conectan, podría ser capaz de hacer cualquier cosa, menos que no me veas como uno más. Das todo por el resto, pones la felicidad de la gente sobre ti, tus prioridades es ver tu alrededor sonreír, mi único motivo en estos días es sacarte una sonrisa, mientras el mundo se rompe y cae fuego del cielo, yo solo busco verte sonreír.

Se junta el cielo y el infierno cuando empiezas a hablar, cuando prendes un cigarrillo el viento se detiene, cuando suspiras caen estrellas fugaces, cuando lloras me arruinas el corazón. Trato de buscar las palabras justas, para no parecer un demente pero tampoco un olvidado, la sinonimia deja de tener sentido cuando menciono tu nombre, no existe algo como tu, nunca podrá existir alguien que me haga olvidar de ti y tu sonrisa. Podría ser que me olvide de todo, de lo que te dije, de lo que sentí, de las promesas que juré cumplir, podría olvidarme incluso de mi nombre y apellido, olvidarme de escribir, pero te aseguro que vaya a donde vaya, esté con quien esté, estarás en mi cabeza, en alguna que otra charla, en algún que otro recuerdo, en algún que otro suspiro.

Empiezan pianos con tonos de melancolía cuando agarro el papel, lagrimeo en cada verso y sonrío en cada tren. Jamás encontraré ese porqué, será mi peso, mi estatura, mi cara redonda, mi sentido de la moda erróneo, mis hobbys poco ortodoxos, podría armar una biblia con "será" y "podría ser", pero no tengo la última palabra, me encantaría tenerla y saltar al mar con una botella, buscando algo o alguien que me saque el dolor que tengo el pecho, los pensamientos en modo de tormentas sobre la almohada.

Te admiro, pero aún más admiro a la persona que te quita el sueño, que te hace reír, que puede levantarse junto a ti, porque por más que lo intente, por más que cambie mi ropa, mi pelo, mi físico, no seré el indicado, no seré lo que quieren buscar, lo que esperan de un hombre, lo que esperan del final feliz.

Sin querer terminé escribiendo, me dieron un relajante para dormir. Aunque el médico no me lo haya dicho, sabe que mis demonios no se irán al menos hasta que yo mismo lo decida. Hoy me relajaré y soñaré lo más que pueda, quizás así despierte y todo haya sido una fantasía, y todo haya sido recién... el principio

Etiquetas:

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Regina

    Es altamente adictivo el leerte, impresionante, eres fabuloso. Saludos.

    13/05/18 09:05

Más de Cafefrioenpapel