TusTextos.com

Carta, CronologÍa y Novela.


I. La Carta
Apreciadísima Ceferina:

He recibido tu carta y con gusto te envío lo que me has solicitado. Es un listado de fechas y sucesos que hemos seleccionado, no ingenuamente, de los muchos que concurrieron a moldear nuestra historia y a justificar nuestra existencia como LsCf.

La selección no me pertenece enteramente pues la he consultado con Yanquetruz y algún otro y la he podado o enriquecido conforme sus sugerencias.

Como bien sabes, una vez ungido don Astolfo convocó urgentemente al Congreso Histórico Geográfico para consolidar en lo profano lo que su coronación tenía de sagrado. Decenas de representantes de clubes de barrio, asociaciones tradicionalistas, sociedades de fomento, bibliotecas populares, centros de estudiantes, ateneos, y otras entidades de base del País concurrieron presurosos a consolidar con su compromiso lo que había sido dispuesto por la Asamblea de los barones del Reino y ratificado por el resto de nuestra familia y la jerarquía de la Orden, conforme lo dispuesto sabiamente por S.S.

Con esta cronología bien puedes construir tu novela. Como novedad literaria es un experimento interesante porque es en las letras lo que en las artes plásticas sería un collage. Pon empeño en ello. Te deseamos que la suerte y la fortuna te acompañen. Te ilumine la Sagrada Sabiduría de nuestro Princeps y te inspire.

Afectuosamente

Saihueque
Patagonia


II. El anexo, la cronología

3 de noviembre de 1970. Salvador Allende, candidato socialista elegido democráticamente, asume la presidencia de Chile.
1971. En fecha indeterminada comienza a instrumentarse el Plan Cóndor, cuyo objetivo alentado por Estados Unidos es coordinar la represión contra gobiernos y dirigentes políticos, gremiales y sociales de los países del Cono Sur.

13 de Julio de 1973. Renuncia Héctor Cámpora, presidente de Argentina representativo de la izquierda peronista.

11 de septiembre de 1973. Destitución y asesinato de Salvador Allende, lo que da lugar a la larga y sanguinaria dictadura del general Pinochet en Chile.

12 de octubre de 1973. Juan Domingo Perón asume la presidencia en Argentina. Surge la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), organización extremista de la derecha peronista.

24 de marzo de 1976. Se inicia el Proceso de Reorganización Nacional que dará lugar a una de las dictaduras militares más sangrientas de la Argentina.

22 de mayo 1977. Es dado a conocer el resultado del laudo británico en el conflicto entre Argentina y Chile por la soberanía de las islas del canal de Beagle. Es tildado de parcial e inaceptable.

16 de octubre de 1978. Inicio del papado de san Juan Pablo II.

24 de diciembre de 1978. La intervención del enviado papal, cardenal Antonio Samoré, evita un enfrentamiento armado entre Chile y Argentina, ambas naciones gobernadas por dictaduras militares, por la disputa en el canal de Beagle.

2 de abril de 1982. Tropas argentinas desembarcan en las Islas Malvinas. Inglaterra las invade nuevamente gracias al apoyo de Estados Unidos y el gobierno chileno, que continúa bajo la dictadura de Pinochet.

10 de diciembre de 1983. Raúl Alfonsín asume como presidente democrático en Argentina, juzga y condena a los integrantes de la dictadura militar por las gravísimas violaciones a los derechos humanos.

6 de mayo de 1985. Queda perfeccionado el Tratado de Paz y Amistad entre Argentina y Chile de 1984 que establece límites fronterizos definitivos desde el canal de Beagle hasta el pasaje de Drake.

12 de mayo de 1985. Superado el conflicto por el Beagle entre Chile y Argentina y neutralizada la dictadura chilena por el gobierno democrático en Argentina Inglaterra pierde el apoyo de un aliado insustituible. Consecuentemente inaugura una base en Mount Pleasant, Malvinas, que progresivamente irá incrementando su capacidad militar tanto para apuntalar las pretensiones inglesas sobre la Antártida como para apoyar una eventual invasión a Patagonia. Se presume que cuenta con armas atómicas.

16 de abril de 1986 Alfonsín anuncia el Proyecto Patagonia como medida para neutralizar los planes ingleses.

Abril de 1989. El rey Felipe I (Philippe Boiry) realiza una fugaz visita a Sudamérica. Se presume que actúa por cuenta de entidades de Francia, Inglaterra y Estados Unidos o de sus gobiernos.

8 de julio de 1989. Ante la crisis desatada Alfonsín debe dejar al gobierno anticipadamente. Se presume participación de actores extranjeros en el proceso de desestabilización.

9 de noviembre de 1989. Cae el Muro de Berlín.

11 de marzo de 1990. Patricio Aylwin asume como presidente constitucional de Chile.

2 de agosto de 1990. En el marco de la Guerra del Golfo Argentina participa de la Operación Tormenta del Desierto junto a Estados Unidos durante el mandato del presidente peronista Carlos Menem.

17 de marzo de 1992. Voladura de la embajada de Israel en Buenos Aires.
18 de julio de 1994. La sede de la AMIA, mutual judía de la ciudad de Buenos Aires, es objeto de un atentado terrorista.

31 de mayo de 1996. Como consecuencia de que en Junio de 1996 Boiry se somete a la autoridad de la justicia francesa resignando así sus derechos dinásticos, se lo tiene por previamente abdicado y en su lugar don Astolfo es consagrado rey.

25 de mayo de 2003. Asume la presidencia de Argentina Néstor Kirchner, riogalleguense, al igual que su padre. Su madre puntarenense.

1 de septiembre de 2004. Se establece en Buenos Aires la Secretaría del Tratado Antártico.

2 de abril de 2005. Fallece san Juan Pablo II.

2011. Aunque se lo identificó en 1931 en este año YPF ratifica la existencia del yacimiento petrolífero de Vaca Muerta y determina su potencial.

26 de septiembre de 2011. Fallece don Astolfo.

5 de enero de 2014. Fallece Philippe Boiry.

27 de abril de 2014. Juan Pablo II es canonizado por el papa Francisco, el primer papa americano, de nacionalidad argentina, llamado el papa del Fin del Mundo.


III. La Novela.

Capítulo I

Hacia mediados del siglo XVIII ocurrió lo que hoy llamamos La doble revolución, que significó un durísimo golpe sino el colapso del sistema social, político, y económico hasta entonces vigente desde hacía un milenio, cuando Carlomagno fue coronado emperador por el papa en la Navidad del año 800. Otras tradiciones más antiguas pasan por Roma y por Toledo. Otras más antiguas aun pasan por otras geografías de la vieja Hispania. Pero esas dos revoluciones rompieron el equilibrio que tan trabajosamente se había labrado. A partir de allí comenzó el derrumbe del imperio global que Hispania había sabido construir a partir del Ímpetu de Covadonga, impulsada por el espíritu de cristiandad, epopeya que ni siquiera la Mar Océano sería capaz de atemperar y que derramó sus frutos hasta en los más recónditos rincones del orbe, con el lógico auspicio que el papado confería a sus paladines dilectos.

A partir de allí dos coronas heréticas se repartieron el Planeta desconociendo la autoridad del Sumo Pontífice, y proclamando hipócritamente la dignidad del Hombre lo redujeron a la esclavitud del inhumano trabajo industrial y a la alienación. Cuando se produjo la Revolución rusa se la supuso ingenuamente que sería una instancia liberadora. Por el contrario, más atea aún que Francia. Mientras que en el norte de América una nueva nación justificaba su vocación imperial en un supuesto destino manifiesto, y en la adoración de la riqueza producida en la exacerbación del sistema falsamente llamado liberal aprendido de su madre patria y que no era sino el germen del inhumano capitalismo salvaje. Así las cuatro coronas se erigieron en patrones, amos y señores de toda la humanidad.

El poder parece ser demasiado pequeño para ser compartido entre cuatro y en consecuencia pronto surgió la confrontación cuando las recetas para esclavizar al Hombre se contraponían abiertamente y lo que unos tenían lo ambicionaban los otros. Uno de los pecados capitales: La envidia. Otro: La avaricia. Uno más: La soberbia.

En la década de los años sesenta y setenta del siglo XX Sudamérica reelaboraba en clave de tradición criolla -de padres europeos y madres americanas- los paradigmas y sucesos del hemisferio Norte. El socialismo humanizado en una imagen romántica de la Revolución cubana adecuadamente matizada con los movimientos pacifistas y el fenómeno hippie como contracara de la pavorosa guerra de Vietnam. Y aunque también el virus del nazismo y el fascismo se colaban en las sociedades criollas el detonante fue el Mayo francés, con sus demandas principistas: Prohibido prohibir y La imaginación al poder. Los pueblos no necesariamente son lo mismo que los gobiernos y los poderes que los oprimen y cuando se percatan de ello suelen hacerse oír de forma contundente y hasta las mismas sociedades de las cuatro coronas podían mostrar su hartazgo con el nuevo orden mundial vigente, demostrando que la libertad que las cuatro coronas proclamaban a los cuatro vientos no era tal, y que el Hombre estaba sometido a una rutina gris y sin margen para la ilusión, la esperanza, los sueños, la poesía y el color. Por eso el Mayo francés fue en primavera, cuando resurge la vida con toda la dulzura de sus colores y el canto de las aves llena el aire de aterciopelado calor.

Las cuatro coronas permiten la queja esporádica de sus sociedades, como válvula de escape que mantiene el equilibrio interno de sus sociedades. Pero cuando la queja se manifestó en Sudamérica los amos no pudieron tolerar la sublevación de sus siervos coloniales, aquellos que habitan en su sórdido patio trasero. Y entonces aparecen el Plan Cóndor, la Triple A, las dictaduras militares, la violación sistemática de los derechos humanos que tanto cacarean defender los paladines de la libertad, que resultan ser los mismos que los conculcan o que impulsan y alientan a quienes los conculcan. A veces en la desesperación parida por la impotencia los pueblos entronizan gobiernos que jamás empoderarían en otras circunstancias. El hombre providencial cumple su rol hasta que le cae la máscara. Para ese momento el daño ya está hecho.

Las cuatro coronas son se creen- los amos del mundo, los amos del Planeta, los amos de la Humanidad. Por ello esclavizan a quienes les viene en ganas, o se apropian de lo que no les pertenece, por las buenas o por las malas, con violencia si es preciso y al ejercer la violencia pierden todo respeto hasta por la sagrada vida humana, porque para ello tienen su propia justificación: su poderío militar. Sin embargo saben que quien es el administrador en la Tierra de la Creación de Dios es el papa, por eso es que lo respetan y temen, porque no le pueden arrebatar su poder que se extiende a lo largo de toda la geografía y de todas las geografías, y no lo pueden doblegar ni enfrentar con el poder de las armas, porque el papa no posee armas, sino un poder espiritual que las armas no pueden abatir. El papado ha sabido desarrollar históricamente políticas tendientes a mantener equilibrios sustentables y perdurables. Cuando una disfunción se dispara en el Planeta y los diferentes poderes y las diferentes coronas colisionan, generalmente es el papa el único capacitado para restaurar el equilibrio. Y esta potestad le es propia porque a diferencia de los poderes profanos para quienes la victoria es urgente, la Iglesia tiene para sí todo el tiempo del mundo, y no se lo tome como una frase hecha sino en un sentido absolutamente literal. Si un poder, una corona, pretende abatir a la Iglesia hoy, puede ser que lo logre, que lo logre hoy, pero sabe de antemano que lo que hoy es victoria será mañana la más rotunda y definitiva derrota.

Inglaterra ha sido siempre especialmente astuta. Obtuvo de España los mercados que su economía reclamaba, pero se cuidó bien de que esos fuesen mercados, y no un único mercado que se le pudiese plantar. La monárquica Inglaterra ha sido responsable de la balcanización sudamericana como lo fue de otras geografías y otras sociedades. Y de esa atomización nacieron las oh contradicción- repúblicas sudamericanas. Al Norte se dividió con Francia las islas caribeñas, y en el extremo Sur la republicana Francia oh contradicción- creó el Reino de la Araucanía y Patagonia. Es que las convicciones pueden ser las propias. O cualquier otra si con ello domino al otro.
En realidad vana pretensión la de la monárquica Inglaterra y la republicana Francia, porque la Sudamérica será una sola porque así lo ha jurado el princeps, y el reino que pretendía inventar Francia ya existía como Reyno de Indias con los reyes castellanos, y como lo es hoy con los reyes criollos&
Mientras escribía el borrador del primer capítulo de mi novela, casi un prólogo, me martillaba en la cabeza las cuatro coronas las cuatro coronas las cuatro coronas&

Y a medida que me martillaba veía un tres, un tres enorme. No sé porqué lo veía porque frente a mí sólo aparecían en el monitor las letras que pulsaba en el teclado. Y de pronto me vi escribiendo:

Inglaterra y Francia se disputaron el extremo Sur de Sudamérica. La primera de ellas 1 ocupó las Islas, la segunda 2 el continente, la 3 tres tres tres tres tres& 3 3 3 3 3&

Sin duda la ancestralidad celtica de nuestro Rey tiene algo que ver con ese insistente tres. 1 Arca, 2 biblioteca y 3 caldero. Los tres tesoros de la Tudesia. O los tres reyes que la historia de España llama godos y que sin embargo podrían ser 1 suevos, o quizás más propiamente 2 alanos, o simplemente 3 celtas tudetanos, 1 Wamba, 2 Égica, 3 Witiza. O 1 los Atlantes, 2 el clan del León, o 3 el clan de los tres nombres, del Búho, de la Serpiente, y también llamado del Dragón, que dicen Los Libros son el origen del Pueblo de los Hijos de Athair. O las tres veces en que los prínceps hicieron sus reinas a hijas del Rey de los Atlantes a lo largo del Camino. O la cruz de 3 tres ramas, la Tau, o 1 cruz de santa Tecla, o 2 cruz de san Antón, o 3 cruz de la Tudesia. Y esta cruz símbolo cristiano nos remite a las TRES personas del Dios verdadero. Y la nobleza cristiana que luchó por su causa y dio a 1 los señores de Echagüe, al 2 marqués de San Antonio y Saldaña y a 3 la Casa del Codesal para que volcasen su sed de Fe en América. Pero también al 1 gaucho tehuelche del Sur, a 2 doña Águeda, del litoral guaraní, y a 3 doña María de Mancho, la sanavirona del mundo andino, para que todas las regiones se verificasen en nuestro Rey. Y sin duda la leyenda de los tres espíritus (algunos llamarían fantasmas) de la estancia San Juan. Pero esa leyenda no es sino para el último capítulo de mi novela.

Por hoy debo suspender. Me ha sorprendido el despuntar de la aurora. La novela promete ser extensa, hay tanto para decir, tanto para contar&Y mis meditaciones que me apartan del objetivo concreto sin que logre percatarme a tiempo del desvío.

Sor María Ceferina.
Londres, 39 de febrero de 2056.
10 de julio de 2016

Más de Ceferino