TusTextos.com

Al Final Del Camino

Se dice desde tiempos inmemoriales que todo hombre en la vida debería plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro

"El origen del dicho es una adaptación de un relato profético de Muhammad, Mensajero del Islam en el que hace referencia a que la recompensa de todo trabajo que realiza el ser humano, finaliza cuando este muere, exceptuando tres cosas:

1. Una limosna continua que la identifica con toda buena obra que sigue dando frutos a la persona que lo ha hecho, sin que ésta tenga que volver a realizarla de nuevo para conseguir una nueva recompensa y se ejemplifica con la plantación del árbol y la persistencia de los frutos sucesivos de éste en el futuro.
Según Robert Baden Powell , fundador del Movimiento Scout Mundial "El camino verdadero para conseguir la felicidad pasa por hacer felices a los demás. Intentar dejar este mundo un poco mejor de como lo encontraste y cuando llegue la hora de morir, poder morir feliz sintiendo que de ningún modo se habrá perdido el tiempo sino que se habrá hecho todo lo posible"

2. El saber o conocimiento que puede dejar una persona tras de sí con sus estudios o sus investigaciones, el cual por descontado ha de ser provechoso y/o beneficioso para la gente, ilustrado con "el libro".
Y es que escribir ese libro es intentar contar la historia de nuestras vidas, esa capacidad de reflexionar de todo aquello que vivimos, de los errores cometidos y la madurez que alcanzamos, esa historia, la historia de la vida, aquella que es única en todas las infinitas posibilidades de acción de la naturaleza, aquella que en ocasiones despedimos con grandeza o repudio, y que es la historia que nunca contaremos.

3. El respeto por los padres, inherente al hijo que hace plegarias a Allah por su padre cuando esté ya fallecido, recibe la misericordia y el perdón que Allah le manda, tras haber escuchado al hijo, lo cual incide en el amor y el respeto que propugna el Islam en relación a sus ascendientes.
Tener un hijo conlleva la responsabilidad de educar y hacer de él una persona de bien y es un camino al que los padres como tales están llamados a realizar hasta su muerte; de esa persona se espera que seguirá un camino u otro en adelante pero aplicando lo aprendido en aras de una sociedad mejor".

Desde luego que en esta sociedad de la inmediatez, de la necesidad de reconocimiento individual de la persona, del tambaleo de esos valores tradicionalmente aceptados como tales, aseveraciones como las que preceden pueden sonar obsoletas y desfasadas sin cabida en nuestro día a día ni tan siquiera como pensamiento efímero.

Regalar felicidad, compartir nuestro conocimiento y nuestras reflexiones con los demás e intentar inculcarlo con el mayor de los respetos a los que vienen y están por llegar no tiene nada que ver con religiones, política, formas de vida ni estatus social sino que es una forma de ejecutar nuestra vida en sí misma que desde luego no conoce el fracaso al final de los días, pues el verdadero éxito no es alcanzar el objetivo final ya que en general no sólo depende de uno mismo; el éxito es seguir el proceso en pos de lograrlo.

Además, la felicidad regalada se puede aceptar o no, pero no se impone, el conocimiento y aun las reflexiones se aceptan o no, pero no se imponen, el respeto se lo gana uno o no pero no se impone.

Cambiar el mundo sólo ha estado al alcance de unos pocos, pero igual que hay una frase que dice que tras un gran hombre, hay una gran mujer, yo diré que tras los grandes genios de la humanidad ha habido multitud de personas y situaciones que han facilitado el que ellos hayan podido destacar sobre el resto. De no haber acontecido así, se habrían frustrado sus grandes ideas. Y por otra parte muchos de ellos no fueron considerados como tales en su momento por lo que de haberse perdido en el tiempo sus aportaciones, esto nos hubiera privado de conocer sus talentos en la actualidad.

Todos podemos ser grandes o pequeños, aunque a veces sean los diques en el camino los que nos merman la capacidad de brillar; sin embargo no por ello hemos de pensar en todo por la borda echar.

Acabaré con otra frase que considero importante, aplicable a cualquier faceta de la vida:
"A grandes expectativas creadas, grandes expectativas frustradas"

No pretende ser una máxima, sólo una opinión.
ClopeznPublicado el 05 de marzo de 2019
Archivado en reflexion

Lo recomiendan

5 Comentarios

  • Diegozami

    Excelente, sin duda eres lo que me gusta leer.

    Sabes que una vez me dijeron que la mejor manera de no decepcionarte de algo...es no esperar nunca demasiado.

    Convengamos que el mundo esta complicado, y los que nos dejaron algún legado...ya no se nota mucho.

    Tu reflexión me encantó.

    Saludos cordiales.

    06/03/19 09:03

  • Paulitinamente

    Un placer leerte .
    Muchas gracias de verdad por tomarte la molestia de compartir puntos de vista tan tan sensatos

    07/03/19 10:03

  • Clopezn

    Muchas gracias a los dos por comentar. Un saludo cordial a ambos.

    09/03/19 01:03

  • Remi

    Muy buena reflexión Clopezn, y mejor aun que la compartas para saber y aprender.
    Me quedo con la frase: "El camino verdadero para conseguir la felicidad pasa por hacer felices a los demás".
    Un abrazo.

    12/03/19 07:03

  • Clopezn

    Me alegro que te guste.L verdad es que sí, el camino directo a la felicidad es hacer felices a los demás.
    Un abrazo.

    14/03/19 10:03

Más de Clopezn