TusTextos.com

Frente a la Barbarie.8. Fin Del Segundo Capítulo

Una vez el "Puesto de mando avanzado (PMA)" hubo dado luz verde a la evacuación de las víctimas, entraron en acción simultáneamente los equipos cinológicos de la UCAB (Unidad canina asociada a bomberos) y el equipo de rescate, con los servicios de emergencia médica movilizados en una noria interna que acercaba los heridos al área de socorro del PMA y tras la realización del triage, soporte vital básico y/o avanzado, sucesivamente por orden prioridad según gravedad se realizaba mediante una segunda noria externa la salida de los afectados desde el puesto de carga de las ambulancias en dirección a los distintos hospitales.

La unidad canina inició el reconocimiento en la zona cero de la detonación, dado que era donde se había acumulado la mayor parte del derrumbe y el lugar donde probablemente más víctimas habrían sido sepultadas a esa hora, la de la detonación, en la que ya se había empezado la jornada laboral.
Se desplegaron tres equipos y pronto, acompañados de sus adiestradores, dos ejemplares macho de boorder collie y pastor alemán y una joven hembra golden retriever, empezaron a olfatear entre los escombros confinados en áreas contiguas pero separadas, mientras los equipos médicos atendían y evacuaban de la zona, media docena de obreros con lesiones de distinta consideración, pero todos ellos sin peligro vital aparente. Tras unos pocos minutos la hembra había localizado un foco de olor en la zona de áridos y había empezado a ladrar, quieta sin moverse,en el lugar que le había indicado su olfato. Luis, su adiestrador acompañado de otros dos miembros del equipo de rescate rodearon la zona marcada y con sumo cuidado empezaron a inspeccionar la zona y retirar piedras y escombros circundantes, que permitiesen dejar a la vista una posible víctima. Casi de inmediato:

- ¡Mira ahí! ¡asoma un brazo!- gritaba uno de los bomberos

- Rápido y con cuidado, esta cubierto de grava, ayudaros con esas palas- dirigía Luis, mientras quedaba al descubierto el cuerpo de un chico joven de unos veinticinco años con pelo corto de color indeterminado en esos momentos, por la mezcla de materiales y agua, que lo cubría.

- ¡Está intentando hablar!-.

- ¡No! ¡En realidad se esta ahogando!- repuso Luis, y con un rápido movimiento, sin moverle la cabeza, le abrió la boca e introdujo sus dedo índice y corazón, sacando sólo una masilla de barro y piedras pequeñas, sin mejoría de la angustia de la víctima. Ya, completamente descubierto, con un movimiento del cuerpo "en bloque" sin flexionar ni extender el cuello, entre los tres lo colocaron boca arriba y estando ya el nivel de conciencia bastante deteriorado, el adiestrador procedió a ejercer varias compresiones bruscas en la boca del estómago, en dirección hacia abajo y hacia la cabeza y...

- ¡Aaaaaah.....!- fue exhalado por Julián tras desembarazarse de una pequeña piedra redondeada que se había alojado en sus cuerdas vocales obstruyéndole el paso de aire.

- ¡Aquí!¡ Cuerpo hallado!- gritaba un miembro del equipo haciendo señas al equipo de emergencia

- Buena chica - al tiempo que Luis la acariciaba, pero Kira una vez se hubieron llevado a Julián, siguió ladrando prácticamente en el mismo lugar. Tranquila chica, intentando calmarla con el mordedor, pero el animal seguía con sus ladridos. Nuevamente rodearon el lugar y empezaron a buscar nuevos indicios en el entorno de los áridos. Con paciencia y delicadeza fueron haciendo hueco con las palas en la zona marcada y para sorpresa de los bomberos, hallaron un nuevo cuerpo de un joven asiático, probablemente japonés, boca abajo en esta ocasión, inmóvil y con un maletín de piel marrón asido con la mano derecha. Rápidamente llegó otro equipo de emergencia médica que tras valorar la situación procedieron a ponerlo también con la cabeza hacia arriba y dada su inconsciencia, la ausencia de respiración y pulso con suma destreza sin mover el cuello procedieron a intubarlo, colocándole un tubo en la tráquea, y ventilarlo con un ambú, a la vez que de forma simultánea se iniciaban las compresiones torácicas correspondientes a una reanimación cardiopulmonar. Tras diez minutos de arduo trabajo en equipo se logró recuperar el ritmo cardíaco y mantener una tensión arterial adecuada al igual que una buena oxigenación. El daño cerebral marcaría ahora su pronóstico.

El revuelo montado llamó la atención tanto de Marcel, como la de Rocío que permanecían en el interior de la cafetería. A un tiempo se giraron hacia el lugar de la actividad y los gritos, y en el inicio de la carrera de él hacia allí, los ojos de los dos se encontraron un instante, desatando una mueca de sorpresa en ambos. Sin embargo Marcel, empezó a correr con la esperanza de hallar allí a Rubén, y así fue. Habiéndose identificado adecuadamente,le permitieron acompañar al equipo médico al puesto de socorro donde éstos realizaron la valoración secundaria previo al traslado a un centro hospitalario, que se hizo inmediatamente. También Julián que se había reencontrado con Javier, su padre, en el área base, estaba siendo subido en otra UVI móvil.



- ¡Uff, uff,....duele,duele....!- se quejaba amargamente Ana, al tiempo que era colocada de forma poco ortodoxa en una camilla con la barra de hierro atravesándole el abdomen, bajo la atenta mirada de Pascual, su abuelo.

- ¡Ánimo, mi niña! - le animaba su abuelo a pesar de todo el dolor que por ella sentía en su corazón.- Intento llamar a tus padres que estarán temiéndose lo peor y en cuanto pueda voy contigo- se despedía al tiempo que la conducían al puesto.

- ¡Gracias abuelo!¡Te quiero!¡Adiós Manuel, no te preocupes, todo irá bien!

- Por su puesto cariño. Cuando te recuperes, ya sabes que te espero. Mientras tanto adecentaré esto un poco - bromeaba sin ganas el amigo de su abuelo, que había perdido en un minuto el trabajo de toda una vida.

Rocío, intentó retirar el trozo de escombro que aprisionaba los cuerpos de María y Jaime, pero desistió al comprobar el peso que tenía. Una cuadrilla de bomberos se acercó y tras anclar el escombro a un punto fijo de seguridad, procedieron a elevarlo y retirarlo. Una imagen de horror se destapó ate los presentes. El cuerpo de María estaba totalmente destrozado cubriendo el de Jaime, excepto en la cabeza, como si hubiera intentado protegerlo tras la explosión. Tras retirarla, su nieto daba la sensación de dormir un plácido sueño. Cuando habiendo comprobado que no respiraba ni tenía pulso y su temperatura corporal ya había descendido procedieron a introducirlo dentro de la bolsa, súbitamente, tras un gran espasmo realizó una inspiración brusca como si no hubiera un mañana, y milagrosamente su corazón volvió a latir y el color de su piel a sonrosarse.

- Eres incombustible- pensó su prima con una gran sonrisa de satisfacción en la cara.

Un equipo del 061 procedió a intubarlo para asegurar la vía aérea, siendo trasladado también al área base.



Conducido por Ramón hacia al puesto de mando, Jesús se desvió unos metros de la trayectoria para comprobar que lo que creía haber visto era cierto, y no una ilusión. Y así fue, Lucía, su ex-mujer formaba parte del grupo de personas que esperaban sentados, ya en esos momentos, con cara hastiada, a la espera de ser llevados al hospital para ser reconocidos, a pesar de que en teoría sólo habían sufrido algunos golpes, magulladuras y alguna herida no muy aparatosa. Miembros del equipo de protección civil repartía mantas y agua. No tuvo opción de decirle nada, pues cuando iba a abrir la boca, un movimiento brusco tirando de él, transformó las palabras, en un sonido de queja hacia Ramón por no haberle permitido parar. Ella no le había visto. El no insistió.


Lourdes volvió sobre su pasos y gritó pidiendo ayuda, dirigiéndose hacia Inés. Tras comprobar que no tenía pulso inició la reanimación cardiopulmonar, esperando que le llevaran el DESA (desfibrilador semiautomático): Desde la sala de reuniones Alfredo identificó a Inés en el suelo y salió como un resorte seguido de Tomás, incorporándose ambos a la reanimación. Tras llegar el desfibrilador, colocaron los parches y comprobaron que tenía una fibrilación ventricular, por lo que le administraron una descarga eléctrica por indicación del aparato, tras la que surgió un ritmo normal con pulso cardíaco pero indicativo de estar sufriendo un infarto agudo de miocardio. Aunque algo confusa, recuperó el nivel de conciencia y se estabilizó la respiración.

- Hay que trasladarla ya al hospital. ¿Tenemos aquí algún vehículo todavía?- preguntó Alfredo.

- A nosotras nos movilizaban ahora, así que alguna debería quedar- contestó Lourdes algo más tranquila.

- Venga, vamos a colocarla en la camilla, un...dos....vamos- marcó Tomás.

- ¿Tienes dolor, Inés?- preguntó Alfredo-.

- Me duele mucho la espalda y se me va a la nuca y al brazo izquierdo- balbuceó.

- Toma, ponte esta pastilla debajo de la lengua. Te aliviará - le indicó el director del plan.

- ¿Estamos? Venga, vamos- apremió el director técnico, encaminándose hacia los ascensores.




Relajadamente, en su gran "mansión", en el extrarradio de la ciudad,sentado en su viejo sillón seguía con satisfacción las noticias que tanto en televisión como en redes iban saturando la mañana. El sonido del móvil perturbó su momento de complacencia.

- Tenemos un problema- oyó decir al otro lado del auricular.
14 de diciembre de 2018

Lo recomiendan

6 Comentarios

  • Siby

    Clopezn, wowww que terrible fue todo eso,
    lo expresas con tanta sensibilidad, que es
    como estar ahi presente.

    Besitos dulces
    Siby

    18/12/18 08:12

  • Clopezn

    Me alegro que hayas podido meterte en el texto y te haya gustado. Un saludo cordial

    19/12/18 12:12

  • Polaris

    Gracias.

    Pol.

    05/01/19 01:01

  • Clopezn

    Sin duda un honor. Un abrazo.

    07/01/19 11:01

  • Remi

    Hace semanas que recomendé este texto, antes de comentar quería releer la historia completa desde el principio. Terminé emocionándome al final al saber que los protagonistas estaban, más o menos, bien.
    Es un buen relato, con numerosos detalles que te hacen meterte en la historia y ubicar a los protagonistas en cada parte. Siempre con el suspenso activo, nos llevas de la mano hacía no se el que ... con este párrafo final tan intrigante.
    Te animo a que sigas con la historia, también animo al que quiera empezar a leerla que lo haga. Como ya dije, es como un buen libro que de malagana dejas de leer por diversos motivos.
    Te felicito Clopezn, tienes una narrativa fantástica.

    13/01/19 12:01

  • Clopezn

    Muchas gracias Remi, sigo en ello. Un saludo cordial

    21/01/19 02:01

Más de Clopezn