Frente al Espejo.2.

Ya amanecía pero una densa niebla impedía reconocer la presencia de la gente hasta casi llegar a ella. Una bocanada de aire húmedo y fresco inundó sus pulmones al cruzar el umbral, pero lejos de ser gratificante, una sensación de pequeños cuchillos acribillándolo, recorrió su interior desde el cuello al pecho.
Su cuerpo cansado, todavía entumecido por la larga noche y falto de sueño, empezó a dar pasos hacia arriba por la pequeña cuesta en medio de la cual se encontraba su piso. Taciturno, cansado, imbuido de una gran tristeza serena sólo esperaba ahora que pasará este penúltimo trance de su aciaga existencia.
Se encaminaba hacia la puerta del garaje para recoger el coche, cuando sin saber por qué la idea de ir en autobús se apoderó de su mente. Por un instante reflexionó sobre ello y decidió que no había ninguna razón para no hacerlo. Además ganaría un poco de tiempo para sí y poder afrontar con más entereza el trance que le esperaba, que desde luego no deseaba anticipar.
Al llegar a la parada de autobús, sin marquesina, que se encontraba en el alto de la cuesta que subía, al lado de una farmacia, apenas si se podían vislumbrar las escasas personas que deambulaban a esas horas; tampoco los numerosos coches que pasaban presurosos por la avenida de enfrente dirigiéndose a la zona industrial. Esperando sólo había un par de personas mayores en silencio tapadas hasta las cejas, lo que les hacían irreconocibles. La chiquillería que se agolpaba con sus padres y abuelos en espera del autobús escolar cada día, ya había desaparecido hacía media hora, y seguro estarían ya dispuestos en sus pupitres prestos a aprender algo nuevo... o a liarle una nueva jornada de clase al profesor de turno. Pensando en ellos, retrocedió en el tiempo muchos años hasta su primeros días de clase en el pueblo.

19 / enero / 2018

Etiquetas:

Lo recomiendan

3 Comentarios

  • Remi

    Me encanta tu narrativa, es impecable, me atrapa.
    Un abrazo Clopezn.

    10/02/18 05:02

  • Clopezn

    No puedo sino agradecer todos tus comentarios.Un saludo.

    10/02/18 11:02

  • Voltereta

    Creas un ambiente que hace recogerse al lector y a partir de ahí empiezas a crear una ilusión, que poco a poco va atrapándolo, como esa niebla que sirve de fondo a tu fantasía que sin duda me gustaría seguir leyendo.

    Eres muy buena, escribiendo.

    Un saludo.

    11/03/18 12:03

Mas de Clopezn