TusTextos

Frente al Espejo.6. Final Primer Capitulo

Frente al espejo 0.1.2.3.4.5.
...pisos de los bloques circundantes al recinto de la nueva edificación.

Un volantazo del autobús casi le hizo caerse del asiento, devolviéndole de repente al mundo de los vivos . Aún así alcanzó a agarrarse en el asidero de delante evitando la caída.
Un turismo que iba por el carril central de la avenida, decidió en el último momento acelerar y meterse en el carril derecho, cruzándose por delante sin espacio suficiente, para así poder acceder a la rotonda que permitía girar hacia el hospital. Gracias a la pericia de Isabel, la conductora, el incidente se saldó con media docena de viajeros en el suelo y una crisis ansiedad que cesó en el momento que el pasajero que la sufría, constató que en realidad había sido menos grave de lo que había anticipado, además de empezar a respirar con la cara metida en la bolsa de papel de las napolitanas que había comprado hacía diez minutos.
Sin embargo una pasajera permanecía inmóvil en el piso. Recomponiéndose, Marcel algo aturdido, procedía a incorporarse para ayudar a la anciana herida cuando ya un par de jóvenes estaban interesándose por su estado, habiéndose identificado uno de ellos como médico internista. La conductora manteniendo una calma encomiable, se estaba comunicando con la oficina central en cocheras para informar sobre lo sucedido y solicitar el envío de una ambulancia para recoger a la persona que yacía en el pasillo. Estaba consciente aunque con deformidades en muñeca y cadera derechas que le generaban un intenso dolor ante movilización mínima así como, una pequeña brecha en la zona lateral de la cabeza que uno de los dos hombres comprimía con un pañuelo. Una pasajera de los asientos delanteros, detrás de sus gafas de cuatro dioptrías por miopía en cada ojo, le entregó a Isabel un papel donde había anotado la matrícula, el modelo y color del coche que había originado el suceso, mientras ésta, comunicaba al pasaje que podían esperar a que llegara la ambulancia y se llevarán a la lesionada para poder continuar viaje o podían hacer trasbordo al autobús de la misma línea que en treinta segundos los iba a alcanzar. Algunos viajeros optaron por bajar para hacer el cambio, mientras otros, entre ellos Marcel, permanecieron en su sitios y es que que se resistía a llegar a su destino, por lo que se reacomodó en su asiento y rápidamente su mente desconectó de la realidad actual regresando al día anterior.

Habían quedado temprano por la mañana. Rubén tenía que hacer unas verificaciones en una obra de un compañero. Marcel salía de guardia. Cuando acabara iban a ir los dos juntos a ver un local que habían descubierto en la zona por casualidad, y que les había gustado mucho. Tenían la intención de convertirlo en lugar fijo de ensayo y quién sabe si de actuaciones del grupo de teatro amateur del que formaban parte, ya que estaban en ese momento en el que sin ser profesionales, representaban obras que suponían un mayor número de horas de dedicación así como un atrezo más voluminoso y abundante que guardar, para lo cual era preciso un sitio estable y fijo.
La guardia se había complicado un poco a última hora, antes de salir, y subía paseo arriba desde la avenida América con el resuello acelerado, presuroso pensado que ya le iban a estar esperando desde hacía rato. Nada más lejos de la realidad. Cuando faltaban cincuenta metros para llegar a la entrada de la obra donde habían quedado, un estruendo enorme se tragó el ruido de la ciudad y como si de un enorme ogro se tratase empezó a escupir por su gran boca, vigas, ladrillos , trozos de hormigón de los suelos y de los pilares, trozos del encofrado, palés de madera, una hormigonera, vallas de contención...todo ello aderezado por una gran columna de polvo y humo que en un segundo llegó y cubrió a Marcel, que siendo consciente de la desgracia que acababa de ocurrir, empezó a gritar como un loco, desgañitándose, a la vez que que sus piernas empezaron a correr en dirección al epicentro de la explosión. Todo en quinientos metros a la redonda se había convertido en zona de guerra con una banda sonora de gritos, lloros, gemidos de los cuerpos malheridos que salpicaban la calle, así como de los aterrorizados transeúntes ilesos que huían despavoridos del lugar.
Clopezn11 de mayo de 2018

3 Recomendaciones

4 Comentarios

  • Diegozami

    Como describes de bien la historia, me gusta muchísimo como narras sinceramente.

    Siempre que te leo, me inspiras a escribir mucho mas aún, y eso que escribo hasta en las paredes...siempre como novato.

    Te envío siempre un saludo gentil.

    11/05/18 08:05

  • Clopezn

    Encantado de que te guste la forma de narrar el relato. Muchas gracias por la valoración.Un saludo cordial.

    11/05/18 11:05

  • Remi

    Si esta historia la tuviera completa en mis manos, no dudes que la devoraría en poco tiempo. Es muy fácil meterse en la historia y conectar con los protagonista, con los detalles precisos.
    Te felicito, encantada de leerte.
    Un abrazo Clopezn.

    13/05/18 10:05

  • Clopezn

    Muchas gracias Remi. Un saludo cordial.

    14/05/18 01:05

Más de Clopezn