TusTextos.com

El Fruto Prohibido (3)

Ya al pie del árbol, quedaron en que él se subiría, cogería unos racimos del fruto, y se los tiraría a la niña para que los recogiera. Ella le miraba trepar con admiración; parecía casi un auténtico mono en su medio natural, tenía la misma agilidad y sabía dónde agarrarse y cómo poner los pies para evitar resbalones, y se movía con soltura entre un ramaje demasiado tupido de atravesar sin la necesaria destreza. Subía y subía, y en un momento dado, a pesar del claro de luna y del seguimiento de la chiquilla, ella le perdió de vista. Entonces le volvió a invadir la angustia, imaginándose que tal vez se quedara atrapado por alguno de esos duendes que habitaban en los árboles y no volviera a bajar nunca más. A punto estuvo de gritarle para que respondiera, pero se abstuvo porque ya le advirtió él que no lo hiciera aunque no le viera o tardara en echarle los frutos. Había que estar callados para no alertar de su presencia al dueño del jardín. La señal de que ya iba a dejar caer los racimos era un sonido parecido al ulular del búho y que él imitaba magistralmente. Ella esperaba la señal con impaciencia y con miedo por los dos, y los pocos minutos que transcurrieron hasta que la oyó le parecieron eternos. Pero le vino claramente desde una de las ramas laterales del árbol y se colocó para recibir el ansiado botín.
El chico bajó con cuidado el árbol, mientras que la niña ya había recogido los frutos y se concentraba en la sensación tan agradable que le reportaba sentir la tersura de las pequeñas bayas en sus manos. Ahora vendría la prueba de fuego: comerlas, y así averiguar si realmente valió la pena su objeto de deseo, si tanta violencia interior sufrida para conseguirlo mereció tamaño esfuerzo … Salieron rápidamente por donde entraron, y se escondieron en la plaza, sentándose al pie del roble que había sido su punto de encuentro. La niña seguía acariciando con las manos la suavidad del fruto, y seguía imaginando cómo sabría.
-Eh, venga, a comer. ¿A qué esperas? – interrumpió sus ensoñaciones el niño.
-Te esperaba a ti. Tú me has ayudado, así que tú primero – contestó la cría, con su habitual generosidad inocente.
-No, yo ya las probé. Ya te dije que mi tío tiene muchos de estos en su huerto. Están muy buenas, mejor que las fresas … Te van a gustar mucho, seguro …
-Oye … ¿y se pelan? ¿O se comen así?
-Les quitas el rabo, y ya está. Como son pequeñas, es mejor que te eches un buen puñado en la boca para saborearlas mejor . Pero lo mejor es el gusto que te dejan en la boca cuando ya te las has tragado; un sabor muy bueno, como de polvos pica-pica, pero mejor …
-Vale, voy ….
La niña preparó un buen puñado de esas bayas, la manita llena. Mientras se las echaba de golpe en la boca, miraba al chico, que estaba muy atento a todo el proceso.
-Recuerda, trágalas y verás qué rico sabor en la boca te dejan…
La verdad es que muy bien no le sabían, en principio. Eran ácidas y picaban mucho a la lengua. Pero como ya había sido advertida, se las tragó sin pensárselo dos veces.
Danae07 de diciembre de 2008
Archivado en:
relato

9 Comentarios

  • Deathxlove

    No es por nada, pero ese chico no me da buena espina,
    ya veremos lo que pasa...

    Besos,Danae!

    07/12/08 07:12

  • Irlandesita19

    Esta muy interesante, sigue asi Danae.

    _Un besito_

    07/12/08 07:12

  • Danae

    Gracias por seguir la historia, Deathxlove e Irlandesita, y por vuestra acogida al relato ... Besos de fresa!

    07/12/08 08:12

  • Mejorana

    Me recuerda las entradas al jard?n del vecino de al lado para coger los n?speros sin que me vieran.
    Era mucho m?s emocionante trepar la frontera que separaba los jardines que los n?speros en s?.
    Buen relato Danae.
    Me est? encantando.
    Sabe a jard?n, y es un relato tierno.
    Espero que el ni?o no sea tan malo como se promete.
    Un abrazo Danae.

    07/12/08 10:12

  • Danae

    S?iiiii, jajaja ... En realidad, este relato es una recreaci?n de un recuerdo m?o de infancia, muy novelada, claro; me alegro que lo est?s siguiendo con inter?s. Un besote, amiga

    07/12/08 11:12

  • Nemo

    Que tal danae!!... me quedo con insertidumbre... que le pasara?... igual a mi me record? cuando me sub?a a los ?rboles de "nanche" de do?a "yola" y cuando nos ve?a hasta nos los aventaba enojada con una buena retahila de mentadas!!!...
    Sigo leyendo, se pone mejor...
    Saludos muchos!!!

    09/12/08 11:12

  • Danae

    S?, Nemo, creo que todos hemos hecho diabluras as? . Es que los frutos prohibidos saben mejor, jajaja, aunque no haya sido en estre caso ... Un abrazo!

    10/12/08 02:12

  • Abyssos

    Supero sus miedos y cumplio su objetivo. A por la parte 4...

    03/01/10 07:01

  • Danae

    Así es , Abyssos. Gracias, amigo, por continuar.

    04/01/10 12:01

Más de Danae