TusTextos.com

“tuga” la Tortuga


Los animales de un pequeño zoológico, qué digo, pequeñísimo zoológico estaban reunidos en círculo escuchando atentamente a “Tuga”, una tortuga de agua muy servicial y querida por todos…
Sus cualidades: serena, tranquila, paciente, no hace nada a la ligera… lo más importante: es muy inteligente y siempre le encuentra una solución a cada problema…
El problema de hoy, qué digo, problemón!, a “Lino”, el león, se le cayeron tres dientes tratando de triturar un enorme hueso…el pobre se encuentra triste ; dice que ya nunca más va a sonreír, ni siquiera con los chistes malos de “Nejo” el conejo blanco muy gracioso y divertido…
Don burro – Tuga, vos sos la indicada para resolver este problema, ¿te acordás cuando me chocaba con todo porque veía
muy borroso?, bueno, me trajiste estas gafas y ahora puedo ver con mucha claridad…
Tuga – Si me acuerdo, esas lentes eran del antiguo cuidador, Enrique, a quien se los saqué mientras se bañaba y por
buscarlas tropezó y cayó tan mal contra el piso que se fracturó, una pierna, el brazo, la clavícula y el dedo gordo
del pié izquierdo…pobre, creo que todavía se encuentra internado…
Don zorro – Tuga, a mi me solucionaste el problema de mi sordera...(señalándose los audífonos colocados en sus oídos)
Tuga - Si Don zorro, esos audífonos eran de Ignacio, el cuidador que reemplazó a Enrique, los buscó por todos lados y
como ya era hora de alimentar a los cachorros de “Gresa” la tigresa, pues ella se encontraba enferma, debió
dejar por un momento su búsqueda para ir hasta la jaula de esos mininos para darles de comer…para llegar a dicho
lugar debía cruzar una de las calles y mientras lo hacía no escuchó ni la bocina ni los gritos del cartero que venía a
toda velocidad con su bicicleta… ¡ Se lo llevó puesto!...Pobre, creo que todavía está internado…
Don gallo – Tuga, cuando yo no podía emitir mi canto matinal por un problema en mi garganta y me trajiste ese spray…
Tuga – Si, si , si …ya no quiero escuchar más de todo lo que haya hecho antes, porque también me hace recordar a los
antiguos cuidadores que todavía estarán internados…Ahora debemos preocuparnos en el problema de Lino…
Todos se quedan en silencio tratando de pensar en una solución, Tuga para concentrarse mejor se mete dentro de su caparazón…en un momento dado…PLOPP!! Sale con una sonrisa en su cara – ¡ya tengo la solución! Los animales con un gesto de asombro y admiración esperan ansiosos escuchar qué se le ocurrió esta vez…
Tuga –Varias noches ví a Felipe, nuestro nuevo cuidador…
Interrumpe Nejo, hablando en forma de súplica…
Nejo – Que Dios y todos los ángeles del cielo lo cuiden!
Tuga lo mira fijamente…
Nejo – huy perdón! Pensé en vos alta…
Tuga – Sigo…dije que lo vi varias noches sacar su dentadura con las dos manos…
Todos a coro – Aaaaaaaaaaaaah
Tuga – Siiii… la coloca dentro de un jarrón de vidrio…
Todos a coro – Uuuuuuuuuuuuh
Tuga – Siiii… les digo que lo vi con mis propios ojos y desde el suelo donde yo estaba parada se veía enorme como la boca
de nuestro triste amigo…
Todos a coro – Oooooooooooh
Tuga – Así que esta noche voy a entrar sigilosamente y tomarlas…si a él le sirve para comer también le debería servir a
Lino…
Así sucedió, esa misma noche mientras Felipe dormía entró Tuga y se apoderó de la dentadura y marchó lo más rápido que pudo hacia donde estaba el triste felino…
Tuga – No estés más triste, mira, conseguí esto que puede servirte…
Lino – Gracias Tuga! Pero fíjate que es muy chica para mi enorme boca….
Tuga – ¿Cómo? ¿Pero yo creía?
Tuga tuvo una imagen falsa de la dentadura vista dentro del jarrón, era una ilusión óptica generada por los gruesos vidrios que funcionaban como una enorme lupa aumentando en gran medida su tamaño…
Tuga – Qué pena, la llevaré de nuevo donde estaba…
Cuando el león le alcanza la dentadura a Tuga, ésta no la puede sujetar bien y se le cae golpeando contra el piso de la fosa donde habitaba Lino…
Lino – No te preocupes amiga, iré a buscarla ya mismo…
Tuga – Gracias!!
Lino – Toma, sabes la veo diferente que antes de su caída…
Tuga – UUUUUH!! Le faltan dos dientes!!
De los nervios Tuga quedó paralizada como si fuese una estatua, entonces, “Rafa” la jirafa tomó la dentadura dañada con su boca y rápidamente la volvió a colocar dentro del jarrón…
Ya por la mañana, Felipe se levanta, se da un baño, se cambia, se peina y por último se pone su dentadura y como en todas las mañanas esboza una gran sonrisa frente al espejo antes de empezar sus labores, pero esta mañana fue un grito desaforado lo que se escuchó…
Felipe - HAAAY!! Me faltan dos dientes!!Habrán quedado dentro del jarrón…No están! Por Dios, esto que me está pasando
debe ser una pesadilla!!
Y no era una pesadilla, Felipe registró todos los rincones de su habitación y no los pudo hallar, al igual que Lino, el león, quien buscó por toda su fosa sin éxito…
Nejo – Mmmm ahora tenemos dos problemas…
Como todos los miércoles, Julia, una colaboradora y amiga de Felipe, lleva paquetes con alimentos para los animales del zoo, esta vez fue acompañada de su hija Sofía…
Julia – Buen día Felipe!
Felipe la saluda con la mano y rápidamente se dirige hacia el serpentario…
Julia – Qué raro Sofía? Él siempre me saluda con una gran sonrisa y un ¡hola Julia!; pero bueno hay veces que tenemos
nuestro mal día y hay que saber respetarlo…
Sofía – A mi me pareció ver en su cara signos de preocupación…
Julia – Más tarde voy a preguntarle si le pasa algo ahora iré al dispensario a guardar estos paquetes…
Sofía – Si mami y yo voy para el consultorio pues no falta mucho para empezar mis labores, en otro momento vendré con
más tiempo…
Cuando Sofía se está alejando, su madre en vos alta le dice:
Julia – Hija esta tarde te iré a visitar para que le pongas el diente faltante en mi dentadura…
Sofía – Si mami, cuando vengas a mi consultorio te lo solucionaré, no es nada complicado…
Tuga, que de curiosa estaba escuchando la conversación entre ellas, no pierde un segundo de tiempo y se lo cuenta a Nejo , éste a Don zorro y éste a Don Loro, quien sale corriendo a toda prisa siguiendo a Sofía gritando: a Felipe le faltan dos dientes y a Lino tres! A Felipe le faltan dos dientes y a Lino tres!...Así una y otra vez como si fuera un disco rayado… Don loro logra su objetivo, captar la atención de Sofía, quien en vez de dirigirse hacia la salida, va hacia donde está el afligido cuidador…
Sofía – Buen día Felipe, me llamo Sofía y soy la hija de Julia!
Felipe la mira, mueve la cabeza y hace un gesto con la cara…
Sofía – El cielo bien azul, sin nubes. ¡ Qué día hermoso el de hoy ! No?
Felipe – Mmm…
Sofía – Felipe, por qué no habla?
Felipe – Mm?
Sofía – Sí usted! A ver, diga AAAH…
Felipe – MMM!
Sofía – No hombre! Abra la boca!
Felipe – AAA…HAY me siento muy mal! Me faltan dos dientes y no sé dónde los pedí o por ahí me los tragué y ni me di cuenta, BUAA!!


Sofía – No tiene que ponerse así, soy especialista en prótesis, me encantaría ayudarlo… venga esta tarde con mi madre al
consultorio y tanto a usted como a ella les dejaré sus dentaduras como nuevas…
Felipe rebozaba de alegría…
Felipe – Gracias Sofía, has caído como un ángel del cielo…
Sofía – No me lo agradezca a mí, este simpático lorito me contó su secreto…
Sofía, el ángel de Felipe, deja el zoo para dar comienzo a su jornada de labores en su consultorio… Miércoles por la tarde, Felipe se encuentra en el sillón de trabajo de Sofía, ella se acerca y le alcanza un espejo…
Sofía – y cómo ve el trabajo que le hice?
Felipe – Fantástico!! Ya tengo nuevamente todos mis dientes! Qué felicidad! Sofía , sí que eres mi ángel!
Sofía – Jajaja gracias Felipe…
Felipe – Sofía, no quiero abusarme de su hospitalidad y generosidad pero quiero pedirle algo más que también me tiene
muy preocupado…
Sofía – Sí como no, cuénteme, ¿qué es?
Felipe – Lino, el león del zoo hace dos días que no prueba un bocado, él como yo, perdió varios dientes, se encuentra muy
triste y con su autoestima por el piso, igualito como me encontraba esta mañana…¿ Usted puede hacer algo por
Lino?
Sofía – Yo no Felipe, pero sé quien le puede ayudar. Conozco a la persona indicada que hace milagros con cualquier
dentadura, no importa su tamaño…
Así fue, luego de unos días Lino recuperó todos sus dientes, como así también su confianza y orgullo se seguir siendo el rey del zoo…
Ahora sería el momento de terminar este cuento pero a pedido de Felipe sigo un poco más esta historia, pues quiere agradecer a los animalitos del zoo, el tener nuevamente todos sus dientes…

Felipe – Les estoy muy agradecido a todos ustedes animalitos del zoo porque hay algo dentro mío que me dice que gracias
a ustedes me siento feliz otra vez!!... Venga upita Tuga! …Venga upita Nejo!...Ahora venga usted don Zorro! Y
usted Don Loro!!!
Felipe cierra sus ojos, extiendes sus brazos y a viva vos dice:
Felipe – ¡¡¡ Quién más quiere upita !!!
Ese pedido llega a oídos de “Fante” el elefante bebé, bueno bebé para la mamá, porque con sus casi 500 kilos se abalanzó dando un salto acrobático buscando los brazos de Felipe…
Me pregunto, por qué no terminé el cuento antes…iba tan bien! Y bueno habrá que terminarlo ahora… y colorín colorado otro cuidador más ha sido internado…






Davor668Publicado el 05 de mayo de 2016
Archivado en tortuga conejo zorro loro jirafa zoologico

Más de Davor668