TusTextos.com

Avance y Retroceso

Las recientes investigaciones científicas dieron como resultado un hecho increíble: Las plantas tienen conciencia y sienten igual que nosotros.

El Ministerio de Ciencias Aplicadas se hizo eco de la noticia e inventó un aparato que permite a la planta comunicarse con nosotros, y viceversa. Consta de un simple macetero de arcilla, que tiene labrado en bajorrelieve unos ojos cerrados y una boca. Este producto será lanzado al mercado después de la presentación mundial, ante miles de espectadores de todo el globo terráqueo.

La gran noche de la presentación llegó y el artefacto fue probado: En el escenario había una planta de tomates frescos en un recipiente de plástico y a su lado el macetero que lo cambiaría todo. Se procedió a sacar la tomatera de su lugar con cuidado de no dañar las raíces y se colocó en la vasija de arcilla, instantáneamente los ojos dormidos y la boca tranquila se convirtieron en las facciones de alguien que bosteza porque ha dormido por mucho tiempo. El público enloquecía por dentro, pero guardaban
silencio.

Los dos encargados del proyecto se acercan a la planta y preguntan.
- ¡Hola, buenos días! ¿Cómo se siente? - La boca tallada se movió y comenzó a emitir palabras.
- ¿Que cómo me siento? Ustedes llevan milenios destruyéndose por tonterías, provocando guerras sin sentido, evocando cada vez más y más sentimientos egoístas de consumismo desmedido, todos tienen hambre de más y más, y en la búsqueda del poder se están matando a ustedes mismos. Pero el problema no es solo ese, están terminando con todo el planeta, con sus montañas y ríos, con su flora y fauna, se creen dueños de la tierra que no les pertenece. Y ustedes aún sabiendo esto, ¿vienen y me preguntan cómo me siento? ¡Por mí pueden irse mucho a la...!
- El jarrón se rompe "accidentalmente", dejando inconclusa la frase del Sr. Tomate.
- Claramente este solo es un prototipo, aún quedan muchas cosas por ajustar, cuentas que pagar... - Comenzó a balbucear nervioso uno de los
investigadores que estaban en el escenario, mientras que el otro daba órdenes a todos de que la conferencia había terminado.

Obviamente el proyecto nunca continuó, una verdadera lástima. Estoy seguro que muchos señores y señoras retirados del trabajo, ya jubilados, les hubiese
encantado saber lo que su huerto pensaba de ellos.
13 de enero de 2014

2 Comentarios

  • Jaquez

    Muy buena historia, me es grato leerte :)

    13/01/14 09:01

  • Albasilencio

    ojalá las plantas pudiesen hablarnos y decirnos tan certeras palabras como pone en boca de ellas.
    me ha gustado mucho.
    un saludo

    13/01/14 09:01

Más de Diegor7