Destino Encantado

El, la miraba, ella, también, luego de aquellas miradas, él se acercó y le hablo al oído.

Ella, le pidió un instante más, él, comenzó a acercarse cada vez más.

Ella, le explico que había sueños sin cumplir, y algún insomnio dormido todavía en sus brazos.

El, comenzó a abrazarla con un aire gentil, hasta que ella, cándida y sumisa, lentamente se marchó.

El sol, comenzó a brillar, y la luna; deberá esperar, que la noche la vaya a buscar.

10 / marzo / 2018

Etiquetas:

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Voltereta

    La verdad, es que es una pena que la luna y el sol, nunca lleguen a abrazarse, seguro que de su unión surgirían chispas.

    Buen texto, como viene siendo habitual.

    Un saludo.

    11/03/18 12:03

  • Diegozami

    Es siempre un placer Voltereta.

    Saludos.

    11/03/18 03:03

Mas de Diegozami