TusTextos.com

Donde El Horizonte Deja de Existir

Soy un caminante errante erguido sobre mi conciencia, atravesando soledades de un solitario andar, con plegarias que vienen desde un rincón en el tiempo donde solo se puede ingresar con la imaginación.

Confundo el bello cantar de un jilguero, con el color de un clavel del aire flotando en un remolino de brisas que atraviesa mis manos.

Comienzo a mirar por el ojo de un sentimiento, que se convierte poco a poco en pasión, y mis poros absorben la vida toda, cierro los ojos, y ahí, es justo cuando comienzo a ver.

De pronto, no estoy más en el mundo, el mundo está dentro de mí, soy un águila, un cántaro de ilusión, soy los besos que di, el amor que siento en un estado de plenitud que casi me muevo en dimensiones esotéricas, y me convierto en la nada, para luego poder sentirlo todo.

La creación todo lo penetra, el milagro de la existencia multiplica mi curioso afán por saber, y una aventura casi metafísica me lanza a lo desconocido.

Viejos chamanes aparecen detrás de columnas de humo que viene saliendo desde la tierra, alquimistas muestran sus pociones echas solo de palabras que modifican el alma más callada.

Ingreso a capas de conciencia donde me esperan almas gemelas, donde la paz no es un sueño, y las lágrimas bañan la emoción de un sentir.

Un mensaje desde mundos interiores, pregona, que todo llamado viene para ser mejores, donde las exquisitas formas del amor elevan nuestros espíritus viajeros y libres más allá de la materia y las fronteras.

Inmenso es el viaje, muchos sabios siempre hablan desde lejos, aprendo que mi quietud es el centro de mi inquietud, y el sendero es el de un caminante errante, erguido sobre mi conciencia.

No existe un camino, tampoco un destino, solo existe la luz, y un bello y hermoso andar, donde las huellas viajan, hasta donde la imaginación, la ilusión, y las voces me puedan llevar.

El alma no necesita un cuerpo, es el cuerpo el que necesita un alma.

El cuerpo, siempre caminará por la tierra, mientras que el alma podrá llegar a los confines del espacio y del tiempo, allí, donde el horizonte deja de existir, y donde el viaje es infinito.
31 de marzo de 2018

Lo recomiendan

4 Comentarios

  • Regina

    Estás en pleno éxtasis creativo, escribes desde ese mundo fantástico en el que te lleva tu fuerte imaginación, una verdadera obra de arte, !enhorabuena! Saludos muy muy fantásticos maestro.
    Pos data:
    El Alma manda el cuerpo debe obedecerla.

    31/03/18 09:03

  • Diegozami

    Bueno, hablando de almas, tu lectura me honra. Lo que toca el alma imposible que lo pueda tocar el cuerpo.

    Te envío también un gigantesco saludo.

    01/04/18 01:04

  • Remi

    De tu alma brota como una cascada esta bella prosa cargada de sentimiento, abstraída me he quedado inmersa en ella.
    Que bonitas sensaciones tengo al leerte Diego.
    Un abrazo.

    02/04/18 11:04

  • Diegozami

    Gracias Remi,...muchas gracias.

    Saludos muchos.

    02/04/18 02:04

Más de Diegozami