El Hombro y El Bastón

Hubo una vez, una chica muy joven que necesitaba ser escuchada desesperadamente, era una chica muy especial, estudiaba medicina, que a muy corta edad ya estaba bastante avanzada, y ya comprendía muy bien cómo funcionaba el cuerpo humano, pero no así sus emociones.

Pero, por los caminos de la vida no le iba tan bien, con un entorno familiar muy complejo, la vida no había sido fácil para ella, hasta que un día conoció una persona adulta que simplemente se detuvo a escucharla con más atención que los demás.

Esto sucedió en un entorno laboral ajeno a lo que estudiaba, casi su primer empleo y el mundo no la recibió con mucha consideración, el trato fue duro, pues la chica era diferente, y este mundo algunas veces funciona así.

Este adulto le presto su hombro, pero desinteresadamente, sin otra razón a cambio que mejorar el sentir de un alma que era evidente lo necesitaba. Con el correr de los meses el sentir de la chica fue mejorando notablemente, consejos, reflexiones humanas sanas, algún libro que otro, en fin, cuestiones que fueron llenando y mejorando su alma desesperada.

Hasta que un día llego el gran dilema para este adulto, la chica luego de unos meses era casi dependiente de los hombros y las palabras de este adulto, un adulto además con alma de poeta muy particular, que también sensibilizo mucho la relación.

El día que el adulto se dio cuenta que la relación se hacía dependiente, decidió esfumarse para siempre de la vida de la chica, y el adulto como vino se fue.

El camino de la vida puede ser extraño y tener un fuerte componente ilusorio, pero cuando un hombro junto a la magia de unas pocas palabras genera un importante sentimiento de dependencia, pueden transformarse en un gran bastón, que si te lo sacan; te caes.
Publicado por Diegozami el 24 de enero de 2018.

Mas de Diegozami

Etiquetas:

cuento corto

Lo recomiendan

4 Comentarios

  • Regina

    Dame un pez y comeré un día, enséñame a pescar y comeré siempre. Me ha gustado tu historia, pero como continua, la chica cayó o siguió adelante? Un saludo cordial.

    24/01/18 09:01

  • Diegozami

    Hola Regina, antes que nada agradezco tu comentario. La historia es real, y la chica siguió adelante, son como mojones en el camino de la vida, donde todos somos pasajeros.
    Te envío un saludo atte.

    25/01/18 07:01

  • Remi

    Muy buena historia con grandes lecciones, las emociones se trasforman en sentimientos difíciles de controlar, pero reales en un entorno cargado de ilusión.
    Saludos Diego.

    26/01/18 04:01

  • Diegozami

    Vino a mi mente, y tuve necesidad de contarla, saludos Remi.

    27/01/18 08:01

Para comentar debes registrarte »
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión »