TusTextos.com

Entre la Mente y Sus Demonios

"Ten mucho cuidado cuando cierres tus ojos en la oscuridad, algo puede salir muy mal...a no ser que
algo muy inesperado suceda"

La voz lo despertó cuando la pesadilla más lo perturbaba. La angustia lo sumió en una gran confusión y lo dejo turbado en el límite. En un lugar, donde el sudor sumerge el cuerpo en la más profunda de las tribulaciones. Allí, donde la noche sucumbe detrás de una densa y lúgubre irrealidad; entre la mente y sus propios demonios.

***********************

Sus ojos se abrieron abruptamente, su brazo estaba todavía tieso por la tensión. Inhalo todo el aire que pudo, mientras se sentaba en la cama e intentaba quitarse aquellas inquietantes imágenes, cuando descubrió que su brazo no estaba tieso...era su cuerpo el que estaba totalmente paralizado, solo podía mover su cabeza.

El celular comenzó a sonar, era la hora de levantarse. No lo podía apagar.

Esta sería toda la luz que tendría por casi tres horas. Se levantaba a las cinco, y amanecía a las ocho, un minuto después el celular se apagó. Cristian vivía solo.

Era invierno, las frazadas estaban en el suelo, apenas estaba cubierto por la sabana, el frío podía sentirlo a pesar de la parálisis.

Cristian, conocía algunos ejercicios de respiración para tratar de calmarse y pensar, pero cuando se disponía a comenzar sintió algo que se movía entre las sabanas. Extrañamente podía percibir el tacto.

Volvió a sonar el celular, habían transcurrido diez eternos minutos. Se volvió a iluminar la habitación y escudriño el espacio más visible para sus ojos. Algo estaba irrumpiendo en su cama, podía ver como crecía al costado de sus pies. Cuando la sabana comenzó a caer la luz del celular se volvió a apagar.

De pronto, sintió como algo sujetaba sus pies por los tobillos, su humanidad estaba siendo arrastrada hacia afuera de la cama. Solo podía escuchar, pero la habitación estaba completamente muda.

Sus pensamientos comenzaron a llenarse de ansiedad y sintió una gran desolación que lo invadió por completo, mientras la cama iba desapareciendo bajo su espalda. Las manos que lo estaban sujetando también se desvanecían.

Se encendió el celular y finalmente pudo ver que había ante sus ojos, era un enorme agujero en la pared formando un túnel que giraba, parecía perderse hacia los confines del universo.

Dentro del túnel había muchas formas humanas, caras vacías que giraban sin detenerse, ojos sin rostros, manos que lo agarraban todo, y brazos que salían desde las paredes. Pero habían formas; que no eran humanas.

La luz se volvió a apagar. El sonido cambio repentinamente y se transformó en muchos gritos que atravesaron sus oídos, las manos que lo sujetaban lo arrastraron de una envión, la cama desapareció, y cuando la nada lo engullía hacia el túnel; en el último hálito vital de su aliento, con los pulmones densos por una fuerza moribunda, un ahogo salió desde lo más profundo de su garganta.

Su corazón desenfrenado se detuvo violentamente dentro de su boca. Su cuerpo como una criatura sin alma comenzó a esfumarse, justo un instante antes; de que aquel rayo impactara en su ventana.


16 de noviembre de 2018

Lo recomiendan

6 Comentarios

  • Beatrix

    Me gusto mucho tu relato y la forma en que lo describes.
    Un saludo cordial

    16/11/18 10:11

  • Diegozami

    Agradezco y valoro mucho tu comentario.

    Gracias y saludos.

    17/11/18 06:11

  • Regina

    Tremendo relato, me ha tenido en tensión hasta el final, muy muy bueno.
    Gracias por relatos como este. Saludos cordiales.

    18/11/18 07:11

  • Remi

    Inquietante relato Diego, me tenía en vilo hasta el final, podía ver cada detalle de ese terrorífico instante. Creo que estás explorando con maestría el terreno entre las pesadillas y la realidad. Te felicito me gusta mucho.
    Un abrazo.

    20/11/18 08:11

  • Diegozami

    Refina!...siempre una alegría tus comentarios.

    Un saludo...sin tensión.

    22/11/18 06:11

  • Diegozami

    Remi, siempre tan atenta eres.
    Si, es correcto, sigo explorando en este genero que me esta llamando.

    Un gran saludo

    22/11/18 06:11

Más de Diegozami